Cintas de embalaje, mortales para los mamíferos marinos
Es bien sabido que los plásticos son una trampa mortal para las criaturas que habitan los océanos, pero si de desechos letales hablamos, las cintas de embalaje se llevan la palma.

Uno de los problemas de estas cintas de embalaje es su constante acumulación, pues son materiales muy resistentes y no biodegradables que andan de aquí para allá durante años, y además por su forma pueden pueden enredarse en animales como focas y leones marinos e incluso dificultad su movilidad hasta el punto de que el animal acabe muriendo de inanición, con una tremenda herida o en ocasiones siendo presa fácil para otros depredadores.

A ello hay que sumar el riesgo de ingestión de piezas de plástico, cada vez más numerosas, como atestiguan los parches de basura cuyos plásticos son tantas veces confundidos por los animales con alimento, con un efecto fatal a consecuencia de obstrucciones o envenenamientos.

Rescatando a Willy

Las cintas de embalaje de plástico suelen enrollarse alrededor del cuerpo, provocando graves heridas que amenazan las vidas de los mamíferos marinos. Son numerosos los rescates efectuados por voluntarios anónimos o por asociaciones conservacionistas, como ocurrió con un león marino apodado Willy, salvado por expertos de la Universidad Estatal de Oregon expertos en animales marinos, tras encontrarlo con una banda plástica rodeando su cuello dentro de una jaula flotante para captura y observación de fauna marina.

Cintas de embalaje, mortales para los mamíferos marinos
Por suerte, Willy pudo ser tratado con éxito de la infección que estaba a punto de costarle la vida, por lo que la jaula finalmente sirvió para ayudar al animal, cuyo rescate recoge el vídeo. En otros casos, las cintas de embalaje pueden cortarles la circulación o imperdirles cazar.

Podemos ayudar a evitar esta tragedia simplemente cortando las cintas de embalaje para prevenir estos problemas y, por supuesto, contribuyendo al reciclaje de todo tipo de plásticos.