Citroën E-Mehari, un coche 100% eléctrico
Los medios de transporte se están adaptando a los nuevos tiempos, los avances tecnológicos están permitiendo crear automóviles más eficientes y la mayor concienciación por parte de los consumidores con respecto al medio ambiente está impulsando las ventas de coches eléctricos que no consumen combustibles fósiles. El mercado está evolucionando en ese sentido y cada vez hay más coches que no emiten gases contaminantes circulando por nuestras ciudades.

Recientemente tuvimos la ocasión de probar el nuevo Citroën E-Mehari, un cabrio de cuatro plazas, muy fresco y 100% eléctrico. Heredero del mítico Méhari, este nuevo modelo es un verdadero electrón libre con un diseño especial, motor eléctrico, descapotable y con sistema de audio Parrot® para estar siempre optimista escuchando tu música favorita.

La sensación nada más verlo es que estábamos ante algo distinto. Su forma parece redondear la línea recta del modelo clásico. El color, como el de una golosina. La tapicería, alegre y vistosa. Las ruedas, de diseño moderno y capaces de salir de la carretera para adentrarte en la Naturaleza. la forma de abrirlo, acercando la llave al cristal delantero.

La conducción es silenciosa, suave, pero con una gran respuesta. Y el concepto del vehículo, divertido. No solo es descapotable, sino que podemos llamarlo “desmontable”, ya que puedes dejarlo a gusto colocando más o menos módulos desde ir cubierto por su robusto pero ligero material impermeable, hasta dejarlo sin su capota. Según las necesidades del viaje, se puede descapotar la parte delantera, la trasera, el lateral o todas ellas al mismo tiempo.

Es la primera vez que me subo a un coche eléctrico y me olvido de la distancia que voy a recorrer. En este caso, desde el mismísimo centro financiero de la ciudad, hasta las afueras, perdido en medio del campo, con la oportunidad de respirar aire limpio y sin ver ningún edificio. Estamos ante un concepto de vehículo eléctrico que permite desplazamientos diarios sin necesidad de enchufarlo. Con él, me imagino desplazándome cada día desde mi casa en las afueras al centro de la ciudad para trabajar; de vacaciones en la playa, visitando las calas más bellas del entorno; desplazándome a la montaña para disfrutar de la naturaleza, etc. Una conducción sostenible sin temer por la duración de la batería durante el viaje. Solo hay que asegurarse dejarlo dormir recargando, para que al día siguiente como un electrón libre por la órbita de la carretera.

Si nos fijamos en el diseño exterior del E-Mehari vemos que imprime los códigos estilísticos de la marca, entre los que destacan su mirada expresiva formada por ópticas de doble altura y un diseño único que transmite alegría y simpatía. Es una forma diferente de entender el automóvil, que evoca sensaciones positivas.

Esta personalidad se complementa por un abanico de colores que marcan tendencia. Las posibilidades de personalización son diversas: 4 colores de carrocería (azul, naranja, amarillo y beige), 2 colores de capotas (negro y rojo anaranjado) y 2 guarnecidos interiores (beige natural y rojo-anaranjado). Además, propone una carrocería sobre elevada, marcada por piezas negras: los protectores de los pasos de rueda, los bajos de la carrocería y de los parachoques.

Citroën E-Mehari, un coche 100% eléctrico
El Citroën E-Mehari llega equipado con un chasis sobre elevado para permitir una conducción todocamino y también destaca por su tecnología. Estamos delante de un coche completamente eléctrico, emplea unas baterías LMP (Lithium Métal Polymère) que permiten una gran autonomía y ofrecen prestaciones, fiabilidad y seguridad.

Las baterías LMP® se distinguen del resto de sus rivales por su elevada densidad energética y su seguridad de utilización. Estas son baterías secas (es decir “todo sólido”), lo que les confiere numerosas ventajas, entre las que destaca una insensibilidad a las variaciones climáticas. Permiten rodar a una velocidad punta de 110 km/h y ofrecer una autonomía de hasta 200 kilómetros en ciclo urbano.

Las baterías se recargan completamente en 8 horas con una toma de 16A en las instalaciones que lo permiten (enchufes domésticos o enchufes públicos de tipo Autolib) o en 13 horas en las tomas domésticas con 10A de intensidad.

El hecho que sea eléctrico y descapotable a la vez proporciona una sensación de libertad y de serenidad nunca vistos: el de rodar en un descapotable con la aceleración, la facilidad y el silencio de un vehículo eléctrico. Es un verdadero cabrio de 4 plazas 100% eléctrico. ¡No te lo puedes perder!