Ciudad Saludable, microempresas que reutilizan residuos
Albina Ruiz es la creadora y responsable del proyecto llamado Ciudad Saludable. Esta ingeniera peruana ha logrado que reciclar se convierta en un modo de desarrollar la economía de las comunidades más pobres, dando empleo a muchas personas y retirando residuos del medio ambiente. Por ello, ha recibido la prestigiosa Medalla Albert concedida por la Royal Society of Arts. Este prestigioso galardón ha sido concedido a inventores como Thomas Edison o Alexander Graham Bell.

Albina Ruiz fue a Lima para asistir a la universidad. Provenía de la selva de Perú, de una ciudad en el norte del país llamada Moyobamba. Allí no sabían lo que era la basura. Todo se usaba o se reciclaba. En Lima, en su época de estudiante, vivía en un barrio pobre, El Agustino, donde todo estaba lleno de basura. La basura se queda donde vive la gente pobre. Albina elaboró su tesis sobre microempresas de saneamiento ambiental: un servicio de recolección de residuos con la ayuda de triciclos.

Más adelante, Albina descubrió que la gente vivía de la basura. Mujeres, con sus hijos, y hombres buscaban en las montañas de basura. Así, decidió que podría ser una buena idea dar una oportunidad a todas esas personas para que convirtieran en recicladores y microempresarios. Dicho y hecho. En Perú, Ciudad Saludable ha transformado a más de 11.000 recicladores en microempresarios.

El modelo de Ciudad Saludable es simple. Se recuperan desechos y se transformas en productos con algún valor. De los desechos orgánicos se puede obtener comida para cerdos, a partir de papel recuperado se pueden elaborar carteras. Con la iniciativa, se recolectan residuos de un total de nueve millones de residentes urbanos.

Los recicladores reciben formación técnica sobre el tratamiento de papel, plástico o vidrio, y también sobre liderazgo, organización de empresas, comunicación para el público y para la prensa. Para lograr la cooperación de los residentes urbanos, la ingeniera logró que los municipios ofrecieran descuentos significativos en las tarifas municipales a quienes separaran la basura.

El modelo se está extendiendo a otros lugares: a otros nueve países de América Latina y también a Bangalore, en la India.