Ciudades que desaparecerán bajo las aguas por el deshielo mundial
El mundo entero se enfrenta a grandes desafíos. Los humanos somos los únicos responsables de cuidar el planeta y parece que no lo venimos haciendo muy bien. El calentamiento global es una realidad. Los veranos son cada vez más calurosos y los inviernos más templados. El clima está cambiando a lo largo y ancho del globo terráqueo a un ritmo frenético cuyas consecuencias van a ser devastadoras para la humanidad entera. No estoy hablando del apocalipsis, me estoy refiriendo al deshielo mundial.

En efecto, el aumento del deshielo mundial amenaza seriamente la costa del planeta, lo que se traduce en que a efectos prácticos una subida del nivel del mar llegaría a sumergir a algunas de las ciudades más importantes de cada continente. Esto es un grave problema que tendrá un impacto brutal en la vida de todas las personas, de todos los rincones y de todas nacionalidades. Por supuesto, la economía también se verá gravemente mermada y las catástrofes medioambientales serán más frecuentes y severas.

Según el último informe publicado por National Geographic, si no reducimos las emisiones de CO2 a la atmósfera, en unos 5.000 años o quizás antes (nosotros no lo sabremos pero las futuras generaciones lo vivirán en sus carnes) la temperatura media de la Tierra ascenderá unos 14ºC y todo el hielo del planeta se fundirá por completo. ¿Sabes lo que pasa cuando pones un cubito de hielo en un microondas? Pues lo mismo pero a escala planetaria. El resultado: un temido ascenso de 66 metros en el nivel del mar en toda la superficie terrestre.

Ciudades que desaparecerán bajo las aguas por el deshielo mundial
De ser ciertas las previsiones, algo bastante contrastado por la comunidad científica, las grandes ciudades situadas en la costa quedarían literalmente bajo la superficie marítima. Con semejante aumento del nivel de los mares y océanos, en Europa se verían afectadas ciudades como Londres, Venecia, Barcelona, Lisboa o Roma, mientras que países como Holanda y Dinamarca quedarían prácticamente inundados en su totalidad.

En el caso de Norteamérica, la península de Florida será la que se llevará la peor parte, dejándola por completo sumergida bajo el agua. Ciudades tan concurridas como Miami desaparecerán literalmente del mapa, nunca mejor dicho. Tampoco se libran Nueva York (foto cabecera), Washington, San Diego, San Francisco y Los Ángeles. Todos pagarían estos efectos del deshielo.

En América del Sur, ciudades como Buenos Aires, Rio de Janeiro, Montevideo o Lima también quedarían bajo el agua. Mientras que en Asia: Pekín, Shanghái, Tokio, Seúl, Hong Kong, Manila y Singapur no evitarán quedarse con el agua hasta el cuello.

África será el continente que mejor resistirá a la subida del nivel de las aguas. Sin embargo, el efecto del deshielo llegaría al norte con Tunicia y El Cairo, así como en la costa oeste impactando las ciudades aledañas al Golfo de Guinea, como Dakar.

Por último, Australia que no deja de ser una isla gigantesca no se salvará de las inundaciones que cubrirán importantes ciudades de su geografía como Sídney, Adelaida y Melbourne.

El panorama no es muy esperanzador. Es cierto que el horizonte temporal nos queda muy lejos, nosotros no lo vamos a sufrir directamente, ni nuestros hijos, ni los hijos de nuestros hijos, pero si vamos dejando para el mañana las soluciones llegará un día que será demasiado tarde. No podemos permitirnos continuar mirando hacia otro lugar como si aquí no sucediera nada. Está pasando y la contaminación sigue en el aire. Hay que actuar ahora para salvar el planeta del futuro y no convertirnos en la generación responsable de su destrucción.

Ciudades que desaparecerán bajo las aguas por el deshielo mundial

Ciudades que desaparecerán bajo las aguas por el deshielo mundial

Ciudades que desaparecerán bajo las aguas por el deshielo mundial

Ciudades que desaparecerán bajo las aguas por el deshielo mundial

Ciudades que desaparecerán bajo las aguas por el deshielo mundial