Ciudades más sostenibles a golpe de Big Data
Sostenibilidad urbana gracias a los grandes datos, al análisis de enormes cantidades de información que procede de ese revolucionario universo llamado Big Data. ¿Un imposible? ¿Todavía una utopía? Dejémoslo en un gran desafío que las tecnologías de la información ya posibilitan pero que, a día de hoy, aún no ha madurado lo suficiente.

Emulando a proyectos de gestión urbana como el de IBM o Cisco, Google ha abordado la cuestión sin miedo con un innovador proyecto que busca gestionar ciudades sostenibles a golpe de Big Data.

Del mismo modo que las nuevas tecnologías de la información crean mundos virtuales, el proceso puede hacerse en sentido contrario y aplicar algoritmos a la realidad para convertirla en algo mejor.

Sidewalk Labs

Su propuesta, bautizada como Sidewalk, se ha iniciado con un presupuesto modesto, aunque se trata de un proyecto a largo plazo que se gestionará a través de una nueva compañía homónima, la Sidewalk Labs, creada por el gigante de Internet para demostrar que la cosa va en serio.

¿Pero, en qué consiste el proyecto? ¿Qué pretende? Básicamente, se trata de una decidida apuesta de Google por un modelo de gestión que consiga ciudades más cómodas y habitables. Su intención es lograrlo mediante la aplicación de algoritmos cuyo cometido principal es extraen valor de los datos que generan sus ciudadanos para una mejor gestión de los recursos municipales.

Ciudades más sostenibles a golpe de Big Data
A diferencia de otros proyectos similares, Google utiliza la tecnología como herramienta para tomar decisiones inteligentes a partir de los datos generados por los ciudadanos en tiempo real.

No se trata de contactar personalmente con una instancia central que recoja opiniones, quejas o propuestas, sino de ordenar los datos tecnológicos de manera inteligente para ofrecer propuestas políticas con un importante valor añadido.

Solucionar problemas en tiempo real

En lugar de servir a las necesidades de gestión municipal respetando la actual infraestructura, el objetivo es revolucionar la política hasta el punto de llegar a suplirla o, en todo caso, servir como instrumento de apoyo para tomar decisiones más informadas en beneficio de la comunidad.

En la práctica, los ciudadanos alimentarían el Big Data en tiempo real con su smartphone y otros dispositivos móviles (incluyendo aparatos domóticos y otros aparatos del Internet de las cosas), creando una materia prima que serviría a Google para buscar las mejores soluciones para los diferentes problemas que se planteasen.

Mejorar la vida de la gente

Larry Page, CEO de Google, se ha vinculado personalmente con el proyecto, en el que tiene mucha confianza. En su reciente presentación se mostró optimista acerca de las posibilidades que brinda este programa para combatir muchos de los problemas que afectan a las grandes ciudades, entre otros los atascos, el gasto energético, el cuidado ambiental, el precio de la vivienda o un sistema de transporte público deficiente.

Según la compañía de Mountain View, Sidewalk tiene un gran potencial para mejorar las ciudades. Aunque no puede garantizar el fin de problemas endémicos como los señalados, sus responsables aseguran que sería posible minimizar su impacto.

Ciudades más sostenibles a golpe de Big Data
Dirigido por Dan Doctoroff, ex director ejecutivo de Bloomberg y el vicealcalde de Desarrollo Económico y Reconstrucción de Nueva York, Sidewalk busca “mejorar la vida de la ciudad para todo el mundo mediante el desarrollo e incubación de tecnologías urbanas para abordar cuestiones como el costo de vida, el transporte eficiente y el uso de energía”, explica Page.

Por su parte, Doctoroff destacó la importancia del actual y “revolucionario” cambio tecnológico como llave para conseguir que las ciudades sean “más eficientes, sensibles, flexibles y resistentes”.

En realidad, no es algo nuevo, pues Google lleva años aprovechando la información que recaba de los internautas para ofrecer productos de alto valor añadido muy lucrativos. En este caso, ganaríamos una urbe más habitable y, puestos a soñar sería posible “mejorar la vida de miles de millones de personas en todo el mundo”, tal y como afirman sus creadores.

Se trata, en suma, de conseguir que las ciudades sean más habitables aprovechando la actual tendencia de urbanización, lo que significa no solo una saturación del espacio que roza el hacinamiento, sino que además supone un creciente número de dispositivos móviles que no dejan de generar datos.

Ciudades más sostenibles a golpe de Big Data
Los problemas que supone esta concentración urbana conllevan problemas que impiden que las ciudades sean habitables y conllevan inconvenientes de todo tipo que nos gustaría cambiar. En palabras de Page:

Muchos estaréis leyendo este post mientras vivís en una ciudad. Y es probable que podáis pensar un montón de maneras para que vuestra ciudad sea una vivienda mejor, más asequible, para que tenga un mejor transporte público, menos contaminación, más parques y zonas verdes, senderos de ciclismo más seguras, desplazamientos más cortos…

¿…pero, a cambio de qué?

¿Pero, qué perderíamos? Entre otras cosas, la privacidad y asumir una gestión humanoide que a día de hoy es una absoluta incógnita. Además, la generación de información en tiempo real tiene otras muchas aplicaciones, con lo que no sería descabellado pensar que pudieran darle otros usos que sirvieran a sus propósitos comerciales. Quizá una regulación ad hoc pudiera evitarlo, o quizá entonces se esfumaría el pretendido filantropismo.

Eso sí, no voy a negar que como ayuda para una gestión municipal más informada sería interesante y, qué duda cabe, sería una pena desaprovechar las grandes posibilidades que nos brindan las nuevas tecnologías para construir un mundo mejor. Como dice Page, “las oportunidades para mejorar nuestros entornos urbanos son infinitas. Ahora es el momento de salir a la calle y ponerse a trabajar”.