Coca-Cola con las energías renovables y contra el cambio climático
Que grandes marcas como Coca-Cola se comprometan a luchar contra el cambio climático es una de las mejores noticias que podíamos dar. La conocida marca de refrescos de cola ha reducido su huella de carbono durante los últimos años gracias al uso de fuentes de energías limpias y respetuosas con el medio ambiente. Además, ha mejorado la eficiencia energética con la sustitución de sus equipos por otros de nueva generación con sello ecológico y llevan un control exhaustivo de todas las emisiones que producen con el fin de minimizarlas o reducirlas a cero.

Las energías verdes son una clara prioridad para Coca-Cola, pues ya no se trata solamente de ofrecer los mejores refrescos sino que la marca trabaja de forma activa en la búsqueda constante de estrategias y procesos que reduzcan todavía más su consumo energético. Tanto es así que hasta producen su propia energía renovable, concretamente solar gracias a las placas que tienen instaladas en sus centros de fabricación y espacios de trabajo. En las plantas de Barcelona, Sevilla y en las oficinas de Coca-Cola España también se genera energía térmica para calentar agua. O la iluminación del parking de las oficinas en La Coruña se genera con energía solar y/o eólica. Sin duda, son claros ejemplo a seguir.

Coca-Cola ha puesto en marcha muchos proyectos para luchar contra el cambio climático. Por ejemplo, también colaboran con su embotellador para lograr la sostenibilidad deseada en la gestión de residuos y plásticos. Áreas como la investigación o la formación están en constante desarrollo para buscar soluciones verdes que hagan de Coca-Cola una marca sostenible y respetuosa con su entorno natural.

Uso responsable de la energía

Es evidente que el mundo necesita energía para funcionar pero ésta tiene que usarse de forma responsable. En Coca-Cola España utilizan tanto energía eléctrica como gas natural o propano. La energía eléctrica se emplea para el proceso de producción de envases, equipos en la planta, compresores e iluminación. Mientras que el gas sirve como combustible en las calderas para generar agua caliente y vapor con objetivo de poder aprovecharlo en procesos de lavado de envases, limpiezas de líneas y procesos de pasteurización. Un dato curioso es que las carretillas de los centros funcionan con gas natural, propano o electricidad. Es decir, no emiten dióxido de carbono a la atmosfera.

Gracias a los programas Top 10 Eficiencia Energética impulsados por la propia compañía se han logrado resultados excelentes. Como un gráfico vale más que mil palabras, aquí puedes ver año tras año Coca-Cola reduce su consumo de energía en un 15% anual:

Coca-Cola con las energías renovables y contra el cambio climático

Puedes consultar muchas más iniciativas de Coca-Cola y su compromiso con el medio ambiente haciendo clic aquí.