Coca-cola España quiere ser más respetuosa con el medio ambiente
Las grandes empresas se están dando cuenta de la importancia de una política respetuosa con el medio ambiente si quieren continuar siendo competitivas. Cada vez más consumidores reclaman este tipo de comportamiento.

La filial española de Coca-Cola ha sido la última en sumarse al carro de las compañías verdes y ha aumentado su inversión en proyectos sociales y medioambientales en un 6% durante 2009, es decir, con más de 4 millones de euros, según datos de la propia compañía. Así lo han hecho público en la Memoria de Sostenibilidad de la empresa, disponible en su página web. Han sido llevadas a cabo diferentes acciones por parte de la propia compañía, de sus empleados e, incluso, de sus socios embotelladores.

En concreto, en el ámbito medioambiental, Coca-Cola España está trabajando en una mejor gestión del agua, de los residuos y de la energía. En cuanto al agua, la compañía desarrolla 250 proyectos para la comunidad en setenta países desde el año 2005 y, en 2009, ha reducido su propio vertido de agua residual un 12% respecto al año anterior. También ha disminuido el ratio de agua utilizado en su producción (es decir, cantidad de agua usada por cada litro de bebida embotellada) hasta el 2,21, lo que supone un descenso del 13,7% desde 2004.

También están esforzándose por reducir el material utilizado en sus envases y disminuir el peso del tapón. Esto supone una reducción de 2.000 toneladas al año en materiales. Así mismo, se ha elegido el PET reciclado como material para la elaboración de nuevos envases.

Coca-Cola España también se ha comprometido a reducir un 5% las emisiones de dióxido de carbono para 2015, sobre todo, con una mejor gestión de los equipos de frío.

La compañía de bebidas cuenta en España con quince plantas de producción de bebidas certificadas en calidad, medio ambiente y seguridad laboral. Uno de los mayores logros a este respecto es haber conseguido la certificación LEED (Leadership in Energy and Evironmental Design) GOLD para la nueva sede de la compañía ubicada en Madrid (en la foto), convirtiéndose así en el primer edificio en España en recibir tal distinción.

Y todo ello, sin cambiar su sabor (suponemos).