Coca-Cola y Heinz colaboran para fabricar un envase ecológico
Coca-Cola creó la PlantBottle en 2009. Era una botella de plástico PET fabricada, en su 30%, con materiales procedentes de plantas como caña de azúcar y melaza y otros productos secundarios resultado de la producción de azúcar en Brasil. Por tanto, era una botella un 30% sostenible. Todas las plantas seleccionadas para elaborar este bioplástico se elegían con un criterio: que no se usaran para alimentar al ser humano. Pero, la tecnología no estaba suficientemente evolucionada y el 70% de la botella se componía de derivados del petróleo.

Pero Coca-Cola no se quedó ahí. Su objetivo era fabricar una botella con un plástico que proviniera al cien por cien de plantas y residuos vegetales. Ya se ha conseguido en pruebas de laboratorio. Ahora, se ha asociado con la empresa Heinz para que ésta la utilice en su planta de embotellado. Coca-Cola ha planeado invertir 150 millones de dólares en la tecnología PlantBottle para desarrollar esta botella, esta vez sí, del todo sostenible.

La tecnología permite extraer azúcar de residuos vegetales como tallos de plantas, cortezas de árboles y cáscaras de frutas. También está trabajando en lograr reducir el consumo de agua y la neutralidad en las emisiones de dióxido de carbono.

Heinz también ha aportado una inversión significativa al proyecto. Su objetivo es dar un paso más en sus planes de reducir un 20% las emisiones de gases contaminantes, los residuos y el consumo de energía y agua para 2015.

En 2011, Heinz ya ha utilizado 120 millones de las nuevas botellas en Estados Unidos. El material resultante tiene las mismas propiedades que el plástico PET, aguanta la carbonatación del líquido, es reciclable, tiene el mismo peso y la misma vida útil, la misma apariencia, y es apto para bebidas carbonatadas, zumos y agua. Con el uso de PlantBottle se reduce la huella de carbono entre un 12 y un 19%.

La botella es reciclable al cien por cien, así que el material se puede seguir utilizando para fabricar nuevas botellas o para hacer otro tipo de objetos, como muebles, prendas de vestir u otros productos. En este sentido, Emeco y Coca-Cola colaboran en la producción de la silla Emeco 111 Navy Chair, fabricada con 111 botellas de plástico reciclado.

Coca-Cola y Heinz colaboran para fabricar un envase ecológico