Coche a pedales que alcanza los 100 km por hora
Se llama Rath Racer y puede considerarse tanto una bicicleta híbrida como un coche a pedales. ¿Su originalidad? Consigue que pedalear como lo haríamos con una bici cualquiera se traduzca en una velocidad similar a la de un coche.

El secreto no es otro que una tecnología que convierte la fuerza que imprimimos al pedalear en energía eléctrica a través de un sistema pendiente de patente que convierte a este ingenio en una bicicleta híbrida de lo más peculiar. En otras palabras, los pedales están conectados a un generador de alto rendmiento, con lo que el pedaleo genera una electricidad que permite alcanzar velocidades importantes, a la vez que recarga la batería.

Una alternativa a los coches

El Rath Racer es una idea original de Rich Cronfeld, estadounidense que vive en la ciudad de Minneapolis, y su desarrollo ha sido posible gracias a un equipo multidisciplinar, entre ellos Lyon Smith, Steve Castellotti, Dan Halpern o Harlan Jacobs.

Su objetivo no es otro que conseguir un vehículo que funcione con energías limpias, práctico, más seguro que la bici y la moticicleta y capaz de ser constituir una verdadera alternativa al coche. En palabras de Cronfeld:

Ir en bicicleta a trabajar hoy parece un sueño lejano. La inseguridad y tener el trabajo lejos hace que ir en bici al trabajo no sea la mejor de las ideas. Además, se hace complicado llevar en la bici el maletín, ordenador, almuerzo, y cualquier otra cosa que pueda necesitar para el día. Raht Racer lo hace posible. Es un vehículo revolucionario, una máquina sobre ruedas, una emoción escandalosa y, en fin, una manera práctica y segura de viajar.

Coche a pedales que alcanza los 100 km por hora
Más allá de la emoción lógica que pueda sentir el padre de la criatura, hay que reconocer que el invento es sorprendente y tiene un gran potencial. Entre sus ventajas, su seguridad frente a una bici. En concreto, incluye cinturón de seguridad, estructura antivuelco, airbags y faros.

Básicamente, es una bicicleta híbrida que consigue velocidades de autopista a partir de un cómodo pedaleo que se realiza dentro de una cabina biplaza. Otro de sus puntos fuertes es el ordenador de abordo, que recoge información durante la conducción y ofrece información relevante sobre su rendimiento o, por ejemplo, la energía generada.

¿Cómo funciona?

Los pedales están conectados a un generador que alimenta un motor eléctrico de 20 kWh, situado sobre la rueda trasera y también una batería de ion litio de 2 kWh. Así, la fuerza que se ejerce sobre los pedales se amplifica, de manera que la mayoría de la gente puede mantener una velocidad de crucero de alrededor de 50 km por hora, que puede doblarse.

Coche a pedales que alcanza los 100 km por hora
Su conducción inteligente incluye la detección de las condiciones del terreno a través de un GPS para adaptarse a las mismas, ajustando la resistencia del pedal a terrenos que ascienden o van cuesta abajo. Por lo tanto, la experiencia de pedaleo es similar a la de la bici convencional. Incluso es posible no pedalear durante un tramo, y mientras haya energía suficiente en la batería.

Proyecto de crowdfunding

Rath Racer todavía está en fase de prototipo (concretamente, es su segundo prototipo funcional, que pudieron construir gracias a una subvención del estado de Minnesota), y a juzgar por el vídeo que muestra su poderío quemando asfalto (puedes verlo al final del post), el invento promete.

Actualmente, recauda fondos para financiarse a través de la plataforma de crowfounding de Kikstarter, por lo que puedes ayudar a financiar su desarrollo (todavía hay que mejorar un sinfín de aspectos) para que su comercialización sea una realidad. Si la campaña sale adalente, el Rath Racer se prevé empezar a vender al prohibitivo precio de 35.000 dólares.