Coches propulsados por agua: ¿utopía o realidad?
Cuando aún no se han impuesto los coches eléctricos o los coches movidos con hidrógeno, cuando el mundo entero sigue dependiendo, para mover mercancías y pasajeros, de los combustible fósiles, ensuciando el planeta y contribuyendo al cambio climático, ya se está investigando una nueva forma de proporcionar energía a los vehículos, aún más ecológica y limpia. El combustible de esta revolucionaria idea: agua.

Se trata de convertir agua en hidrógeno. El proyecto está siendo desarrollado por un grupo de investigadores de la universidad de Delaware, en Estados Unidos, que se han trasladado a Suiza para demostrar el funcionamiento del revolucionario sistema. Una vez más, los científicos nos demuestran que algunos experimentos que parecen ciencia ficción, están más cerca de la ciencia que de la ficción. Convertir el agua en hidrógeno y así, crear un combustible capaz de propulsar un coche dotado de una pila de combustible, puede cambiar radicalmente el sistema económico mundial. Siempre que los ciudadanos y el medio ambiente estén por encima de los intereses de las grandes empresas, claro.

El dispositivo utiliza energía termal procedente de una placa solar (por tanto, sigue siendo una energía limpia y renovable) y un catalizador de óxido de cinc (ZnO) para separar el hidrógeno del agua y lograr obtener, de una forma limpia, este combustible, el hidrógeno, que no sólo sirve para mover vehículos, sino que puede tener muchas otras aplicaciones.

Según el propio grupo de investigación, se ha conseguido desarrollar un dispositivo con un peso de 793 kilogramos que, con el poder de simulación de unos 10.000 soles, forma parte de una primera fase, donde se ha logrado la producción de hidrógeno y el sobrecalentamiento del óxido de cinc. En una segunda fase, se está introduciendo vapor para provocar una reacción para producir óxido de cinc e hidrógeno, que podrá ser enfriado y se reutilizado durante el proceso.

Si todo sigue por buen camino, se podrá producir hidrógeno de una forma limpia y eficiente con el que alimentar a vehículos que cuenten con una pila de combustible o, también, ofrecer una tecnología de almacenamiento para las energías renovables. Además, desde cualquier lugar: sólo se necesitará agua y energía solar.