Coches propulsados por hidrógeno de gira por Europa
Siete vehículos con pila de combustible de las marcas de automóviles Mercedes-Benz, Honda, Hyunday y Toyota, han recorrido, durante un mes, nueve ciudades Europeas. La iniciativa de promoción de estos coches no contaminantes se llama “European Hydrogen Road Tour 2012”.

Es el primer proyecto europeo de demostración de vehículos de hidrógeno, lanzado por la Comisión Europea en colaboración con la industria del sector. Con este tipo de combustible se consigue una mayor diversificación energética, se mitigan los efectos causados por los gases efecto invernadero (GEI) y se incrementa la generación de energía con energías renovables.

La iniciativa demuestra que los vehículos de hidrógeno están listos para su producción en masa a partir de 2014. Sin embargo, como ya ocurriera con los eléctricos, falta el desarrollo de una infraestructura básica para que tanto particulares como profesionales e industria puedan usarlos con comodidad y seguridad.

La gira de estos coches de hidrógeno ha durado un mes. Se han hecho paradas especiales en nueve ciudades europeas: Hamburgo, Hannover, Bolzano, Paris, Cardiff, Bristol, Swindon, Londres y Copenhague. Mucha gente ha podido, por primera vez, probar este tipo de vehículos, con prestaciones similares a los vehículos propulsados con derivados del petróleo, al tiempo que son más silenciosos y sólo emiten, por sus tubos de escape, vapor de agua.

Durante la gira se han realizado seminarios y actividades para que políticos, industria, prensa y público en general conocieran las ventajas de la tecnología. En comparación con los vehículos eléctricos (que tampoco contaminan), cuentan con la ventaja de que ofrecen mayor autonomía y un tiempo de repostaje reducido.

Hidrógeno a partir de energía renovable

Los vehículos que han formado parte de esta gira han sido el Mercedes Benz Claes B F-Cell, el Hyunday ix35, el Honda FCX Clarity y el Toyota FCHV-adv. El éxito de la tecnología dependerá de la disponibilidad de una infraestructura de hidrógeno en los diferentes países y regiones. A este respecto, las estaciones de repostaje usadas para la gira han demostrado que son seguras, rápidas y fáciles de usar.

En una de ellas, la de Oslo, por ejemplo, una parte del hidrógeno es producido allí mismo, mientras que otra parte debe ser traída con camiones desde otros centros de producción. El hidrógeno se obtiene a partir de electricidad. En el caso de Noruega, procede en más del 90% de fuentes renovables (hidráulica y eólica).

Además, una estación móvil ha acompañado a los coches en la gira. El diseñó de esta estación permitía su transporte de forma fácil y flexible.