Colombia se compromete a proteger cuatro especies de tiburones
Colombia ha dado un paso importante en la protección de sus ecosistemas y de los animales que viven o pasan parte del año allí. Ha sido la ministra de Ambiente del país, Luz Helena Sarmiento, quien ha firmado un Memorando de Entendimiento sobre la Conservación de Tiburones Migratorios. Con este acuerdo, Colombia se convierte en el tercer país latinoamericano que se compromete en firme a proteger cuatro especies de tiburones.

Colombia refrenda el cumplimiento de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), según ha informado el Ministerio de Ambiente. El Memorando, asegura el Ministerio en un comunicado, servirá como herramienta para conocer y conservar el estado de las poblaciones que cada año llegan a las aguas colombianas. En Latinoamérica, sólo Chile y Costa Rica han suscrito el documento.

Las cuatro especies que se quiere proteger son las que se encuentran en mayor peligro de extinción: los tiburones ballena, peregrino, mako y mako de aleta larga. También se protegerá, lógicamente, sus hábitats y sus rutas migratorias. La Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (AUNAP) será la encargada de dirigir y gestionar las medidas que se llevarán a cabo para una efectiva protección de los escualos.

Los tiburones son los depredadores del mar, se encuentran en lo más alto de la cadena alimentaria de los océanos y, por ello, desempeñan un papel fundamental en la buena conservación de los ecosistemas. Proteger a los tiburones es proteger el mar.

Proteger lo que es de todos

Colombia se compromete a proteger cuatro especies de tiburones
Estos animales se encuentran muy amenazados y los países deben crear las bases, uniendo esfuerzos, para protegerlos. Los tiburones, como el resto de animales marinos y el propio océano, no pertenecen a ningún país, sino a toda la humanidad. De ahí que el camino para su protección sean los acuerdos internacionales. Hasta ahora, el Memorando ha sido firmado por 27 países desde marzo de 2010. Colombia demuestra con este gesto que se preocupa por la naturaleza.