Coltán, un mineral mortal
El coltán es un mineral que está muy mal visto en todo el mundo, especialmente en la República Democrática del Congo, donde causó un conflicto bélico, trajo la esclavitud de cientos de niños para su recogida, hizo desaparecer a muchos gorilas y causó la muerte de mucha gente.

Este mineral es escaso y se extrae para ser utilizado en la alta tecnología. Desde 1997 hasta ahora ha provocado la muerte de 4 millones de personas. Estas minas no se controlan lo más mínimo y, aunque sea uno de los países con mayor riqueza, sus habitantes siempre han pasado por duros periodos de hambruna. A todo esto, la comunidad internacional ha preferido taparse los ojos antes que actuar.

En el Parque Nacional Kakuzi Biega es donde se extrae el coltán. Allí han muerto cientos de gorilas y algunas tribus han tenido que marcharse. Los niños han muerto por malnutrición y enfermedades. Allí es casi imposible encontrar un hospital equipado. Los intereses económicos son los que priman. Las armas y la muerte se palpan en el ambiente.

Coltán, un mineral mortal
Afortunadamente existe el Proyecto Gran Simio. Este ha pedido la colaboración tanto de España como de la comunidad internacional. Se pretende que se cancele la gran deuda externa de este país para ayudar a su desprotegida población. La riqueza natural de incalculable valor también se quiere salvar pero para eso también hace falta apoyo desde fuera. Bonobos, chimpancés y gorilas necesitan sobrevivir por el bien de la biodiversidad, por el bien de la humanidad.

Leonardo Da Vinci, en una profecía oculta, ya advertía de los peligros que pueden traer algunos minerales:

¡Cuánto mejor sería para los hombres que los metales volvieran a sus cavernas!. Con ellos, las inmensas selvas serán arrasadas de sus árboles y por su causa perderán la vida infinito número de animales.

¿Para cuándo una solución?