Combustible para aviones con agua de mar
Una vez más, las innovaciones en el ámbito militar pueden ser de mucha utilidad para la sociedad civil. En este caso, puede beneficiar al medio ambiente. Científicos del Laboratorio de Investigación Naval (NRL) de Estados Unidos están investigando un método para elaborar combustible para aviones a reacción a partir de agua de mar.

Si finalmente la investigación llega a buen puerto, los aviones de la Marina del citado país podrán llevar a cabo todas las misiones encomendadas sin tener que preocuparse por las reservas de petróleo. Es una medida estratégica, de seguridad nacional. Pero no podemos negar que también beneficia al medio ambiente.

La idea es separar el dióxido de carbón y el hidrógeno que contiene el agua de mar y crear combustible. De acuerdo con la NRL, puede resultar más eficiente extraer dióxido de carbono del agua de mar que del mismo aire, ya que la concentración en el océano es 140 veces más alta que la del aire.

Para lograr separar el dióxido de carbono y el hidrógeno del resto de elementos del agua, la NRL ha desarrollado una célula de acidificación electroquímica basada en dióxido de cloro que deja como residuo hidróxido de sodio. A partir de ahí, el siguiente paso es retirar el gas metano para obtener olefinas, a partir de las cuales se podría elaborar un hidrocarburo.

El último proceso sería convertir las olefinas a estado líquido para que, finalmente, usando un catalizador a base de níquel, se pueda convertir ese líquido en combustible para un avión.

Las pruebas en laboratorio han sido satisfactorias y arrojan un resultado muy prometedor: el precio de combustible para avión podría costar entre 3 y 6 dólares, algo similar a lo que cuesta la gasolina en Estados Unidos. Así, además del beneficio al medio ambiente y a la seguridad nacional, se ahorraría dinero y se contaría con una materia prima casi infinita.