Comercio ilegal de desechos electrónicos
Equipos informáticos del gobierno del Reino Unido han sido vertidos ilegalmente en algunos países en vías de desarrollo. Los equipos se han encontrado en países africanos después de haber sido exportados ilegalmente, según la agencia gubernamental responsable de la lucha contra la delincuencia medioambiental. Los desechos electrónicos se han descubierto ocultos en contenedores con destino a África por agentes ambientales y funcionarios del puerto.

El director de la Agencia de Medio Ambiente advirtió de que el descubrimiento, no sólo plantea problemas medioambientales, sino también riesgos para la seguridad nacional debido a la información que todavía pueda recuperarse de los ordenadores. La Agencia de Medio Ambiente se ha negado a revelar qué departamentos del gobierno están involucrados.

Los desechos incluyen ordenadores, monitores, televisores y reproductores de DVD, que se envían a países del oeste de África (países como Ghana y Nigeria), donde los metales son muy valiosos. Los materiales desprendidos pueden ser tóxicos para los trabajadores que los manipulan, algunos de los cuales son niños. Además, muchos de estos aparatos se queman, liberando productos químicos tóxicos al medio ambiente local. “Parte de la actividad delictiva que se puede producir es la explotación de bases de datos, utilizándolas en fraudes de identidad, por ejemplo, por no hablar del incumplimiento de las reglamentaciones medioambientales”, ha declarado Lord Smith, director de la Agencia de Medio Ambiente.

Ya en junio de este año, se impuso una multa al ayuntamiento de Plymouth de 11.742 libras esterlinas por la venta de monitores y otros residuos electrónicos a personas que reciclaban sin autorización. Algunos de los residuos se vendieron a un tercero, presuntamente implicado en las exportaciones ilegales a Ghana.

Según la normativa europea, todos los residuos electrónicos deben ser reciclados para reducir su impacto sobre el medio ambiente. La mayoría de equipos electrónicos contienen metales y sustancias químicas perjudiciales para el medio ambiente y para la salud humana.