Ahorrar desenchufando electrodomésticos y cargadores
En casa lo solemos tener todo enchufado, las cosas parece que funcionan por arte de mágia: las luces se encienden, el smartphone se carga, el ordenador se inicia, etc. En el hogar tenemos más de 20 cosas de media enchufadas a la corriente, todas consumen energía y la producción de energía genera contaminación. Esto supongo que no es nada nuevo. Sin embargo, pocas personas son conscientes del consumo que realizamos a diario y del impacto que éste tiene sobre el medio ambiente.

No vamos a decir que no utilices los enchufes, ahora mismo parece una utopía, quizás en el futuro las cosas funcionen de una forma diferente, más limpia y ecológica. Mientras llega ese día nuestra recomendación es que puedes ahorrar dinero y ayudar al medio ambiente desenchufando los aparatos que usas poco. El ahorro puede ser de entre 10 y 120 euros por mes en la cuenta de gastos y factura mensual de electricidad.

Ahorrar desenchufando electrodomésticos y cargadores
Para comenzar desenchufa los electrodomésticos que se usan poco, tales como el exprimidor, la tostadora o el microondas. Todos estos están en la cocina, pero lo ideal es que te pasees por todas las estancias de la casa y revises lo que hay enchufado, lo que no sea esencial para vivir mejor que lo desconectes de la pared. Haciendo esto puedes ahorrar un 10% de tu factura eléctrica.

Los dispositivos móviles como el teléfono, la tablet o el ordenador es mejor desenchufarlos cuando los termines de carga, puesto que los cargadores siguen tomando energía de la red aun cuando están apagados o no están cargando.

Desenchufa televisores y equipos de música cuando no estén en uso. Incluso cuando parecen apagados, estos aparatos permanecen en modo de espera y seguirán tomando la misma energía que una bombilla encendida, por eso se les conoce como vampiros eléctricos.

Finalmente si quieres estudiar tu consumo más en detalle, te recomendamos que te hagas con un tester para saber cuántos watts por hora consume el aparato en cuestión. Así pues el truco es sencillo, desenchufa los mayores consumidores de energía tanto para ahorrar dinero como para cuidar el medio ambiente y la naturaleza que nos rodea.