Cómo aprovechar más y mejor las horas de luz en casa
Aprovechar la luz natural en nuestro hogar no significa que tengamos que ir de habitación en habitación, siguiendo el recorrido del sol durante el día para aprovechar su luz y calor al máximo. Ni, por supuesto, implica irse obligatoriamente a dormir cuando anochezca y levantarse al alba… Fuera de bromas, lo que sí convendría es tomar nota de algunos trucos y estrategias que nos ayudan a sacarle todo el jugo a la luz que a diario nos regala el astro rey.

Cuando el sol pega fuerte, por ejemplo, es difícil aguantar la luz que entra a través de los cristales. Nos puede llegar a molestar hasta el punto de reflejar en superficies de todo tipo, como muebles, la pantalla del ordenador o de la televisión o incluso en el suelo. ¿Qué hacer? Una solución sencilla es tamizar la luz utilizando unas cortinas del grosor y material adecuado, o bien un estor, con el objetivo de encontrar materiales translúcidos que no resten claridad en exceso. Se trata, en suma, de dar con el punto justo para beneficiarnos de la luminosidad al máximo sin perder confort.

La orientación

Jugar con cortinas de distinto grosor, incluso dobles y con estores es muy interesante para conjugar la ventaja de aislamiento térmico con su versatilidad a la hora de dejar pasar la luz. Dependiendo de la situación y momento, podemos correr las más gruesas y dejar las finas, tipo visillo, o hacerlo a la inversa si conviene.

Lógicamente, cuanto más grandes sean las ventanas más fácil será modular la luz con distintos cortinajes. Es más, en invierno dejar entrar el sol de mediodía a través de los cristales, que actúan como una especie de lupas será perfecto para calentar las estancias y matar el helor de forma prolongada.

Cómo aprovechar más y mejor las horas de luz en casa
Los grandes ventanales también facilitan un máximo aprovechamiento de la luz, algo obvio, pero al tiempo importante de tener en cuenta cuando dispongamos el mobiliario de la casa. Tendremos más libertad para colocar donde nos plazca mesas de estudio, sillones u otros muebles donde se precisa más luz, y todo lo contrario, con casas más sombrías, dispondremos estos muebles en lugares cercanos a las ventanas.

Por último, antes de elegir casa o incluso de construirla, aprovechar la luz solar será sencillo diseñando lucernarios, claraboyas y también teniendo en cuenta su orientación -de toda ella y de las habitaciones- para así mejorar la eficiencia energética. En general, si tiene más sol en invierno, la casa será más cálida, si bien en los meses de verano interesa justo lo contrario.