Cómo crear una empresa ecológica
Obtener ganancias cuidando el planeta es el doble objetivo de una empresa ecológica, si bien dentro de este tipo de negocios verdes hay un amplio abanico de posibilidades. Crearlos y desarrollarlos, sin embargo, requiere dar una serie de pasos similares, mientras otros serán específicos del sector de que se trate.

Puesto que montar una empresa ecológica es iniciar un negocio, a nivel burocrático muchos de los primeros pasos son los mismos que los necesarios para crear empresa convencional. Sin embargo, hay otros que tendrán que ver con el sector en el que se enmarcan, por ejemplo con todo lo relacionados con normativas específicas o, pongamos por caso, con la misma definición de la misión de la empresa.

Cómo crear una empresa ecológica
Igualmente, habrá marcadas diferencias a la hora de realizar estudios previos, ya sea en cuestiones relacionadas con estudios de impacto ambiental, de sostenibilidad, con la fijación de objetivos y, por supuesot, también en los mismos estudios de mercado previos, en cuyo caso, lógicamente, tendrán un enfoque y marcado contenido ecológico.

Por dónde empezar

Si por un lado lo ecológico está de moda, lo que supone ventajas a nivel de imagen y, en general, un buen impulso para cualquier empresa, por otra parte algunos sectores se hallan regulados, lo que supone el cumplimiento de la normativa específica para poder constituir una empresa ecológica.

Cómo crear una empresa ecológica
El primer paso que debemos dar, por lo tanto, es informativo, con el fin de trazar los pasos que hemos de dar en nuestro caso concreto. En función del tipo de empresa que deseemos montar, de su orientación como empresa de productos o de servicios y del sector concreto en el que se enmarque, la información será clave para empezar con buen pie, ya sea desde el punto de vista burocrático hasta con la realización de un plan de viabilidad en el que se incluya un análisis del impacto ambiental.

Superar los trámites generales para la creación de una empresa suele ser complicado y requiere elaborar un plan de empresa (en las Cámaras de comercio pueden orientarnos), buscar ayudas y subvenciones (por ejemplo en Ico, en las conserjerías autonómicas, etc.) y también inversores.

Del mismo modo, serán necesarios otros trámites fundamentales para su constitución, como los exigidos por la Hacienda Pública, la Tesorería de la Seguridad Social y las licencias municipales correspondientes, entre otras las de apertura o de actividad.

Cómo crear una empresa ecológica
Además de estos aspectos comunes para toda empresa, en muchas ocasiones será necesario cumplimentar otros trámites concretos relacionados con el aspecto ecológico, sustancial en numerosos casos. Sin ir más lejos, el cumplimiento de la normativa europea sobre producción ecológica es básica (Europa.eu) para obtener la certificación bio.

Certificados y logos ecológicos

Los reglamentos de la UE se aplican a los productos ecológicos en todas sus fases, desde la producción, hasta la transformación y comercialización de productos, lo que significa que las normativa aplicable dependerá del tipo de actividad o actividades que se realicen. Del mismo modo, la obligatoriedad de este cumplimiento conlleva la contrapartida de mostrar los sellos de calidad y logos ecológicos, que abarcan áreas muy amplias, desde el sector agrícola, textil, el de la construcción, de la cosmética, entre otros muchos.

Cómo crear una empresa ecológica
Por su parte, los sellos ecológicos alternativos, es decir, los que conceden instituciones u organizaciones ajenas a la Unión Europea, también pueden ser interesantes para nuestra empresa, siempre que el mismo tenga un reconocido prestigo.

Crear un equipo ecológico

La creación de una empresa ecológica tiene un perfil muy concreto que exige una serie de principios y buenas prácticas, no sólo eco-amigables en la actividad o producto ofertado, sino idealmente a nivel transversal, abarcando a toda la empresa. Entre otros aspectos, será importante la formación de los empleados en sintonía con aquellos puntos clave o de difícil comprensión.

En muchas ocasiones la preparación del personal puede requerir un programa de capacitación y motivación, e igualmente hay que elegir los colaboradores en función de su perfil, por ejemplo en relación con su responsabilidad ambiental. Se trate de una oficina, de una fábrica, de una granja o, por ejemplo, de producción agrícola, lo fundamental es ser realmente ecológicos, no sólo preocuparnos por parecerlo.

Cómo crear una empresa ecológica

La importancia del compromiso

Un buen marketing puede hacer maravillas y acabar falseando la realidad, pero en estos casos no estamos creando un negocio ecológico, sino simplemente un falso negocio verde. Para llegar hasta la últimas consecuencias, han de considerarse cuestiones de todo tipo relacionadas con la huella de carbono que vaya a generar la actividad empresarial.

En el momento de la creación de la empresa hemos de tener bien claros los gastos de recursos que implicará su puesta en marcha y funcionamiento. Serán claves la eficiencia energética, el ahorro del agua y aplicar una visión general ecológica en los procesos de producción, incluyendo logística y envases, así como el uso de material reciclado, pongamos por caso, marcarán la diferencia y permitirán produndizar en el concepto de ecología para convertirlo en una realidad, a la que se debe tender desde sus inicios. Ha de comenzarse poco a poco, pero con un rumbo claro para lograr un avance progresivo, en el que la empresa ha de ir perfeccionándose en pro de un ideal de sostenibildiad.

Por último, desde la misma creación de la empresa también es vital desarrollar una estrategia de comunicación y relaciones públicas para mantener una relación con los medios, clientes y proveedores que refleje este enfoque verde del negocio e informe sobre sus logros y retos. En este punto, si los resultados se contrastan con fuentes independientes los resultados serán serios, es decir, mucho más fiables y rigurosos.