Cómo fomentar el ahorro energético
Cuando suben o bajan mucho las temperaturas, el consumo de energía eléctrica en nuestros hogares se dispara, al mismo tiempo que aumenta el monto de la factura que recibimos a fin de mes. Aplicando estos consejos en tu vida hogareña, evitarás gastos desmesurados y además estarás protegiendo el medio ambiente.

Los electrodomésticos conectados a corriente también consumen energía. Muchos aparatos continúan consumiendo energía aún estando apagados. Son lo que se quedan en posición de stand by hasta que se alguien los encienda. Sucede lo mismo con los que funcionan con corriente continua, a través de un transformador que permanece siempre encendido. Lo mejor es desconectarlos completamente si sabemos que en muchas horas no los vamos a utilizar, puedes utilizar este truco cuando cierres el televisor.

Controla el refrigerador ya que es uno de los electrodomesticos que más consumen en una vivienda. Debe estar siempre bien cerrado para que no se escape el frío. Nunca lo pongas cerca de fuentes de calor y siempre con suficiente ventilación, a una distancia considerable de la pared. Recuerda descongelarlo cada cierto tiempo o cuando veas que la capa de hielo se hace muy gruesa.

Utiliza el ordenador a conciencia. Con frecuencia, tenemos el hábito de dejar nuestro equipo encendido cuando salimos un momento o vamos a cener. Debes tener en cuenta que el monitor es el principal responsable del gasto eléctrico de los ordenadores, y que su consumo energético depende de su tamaño o potencia. Si por alguna razón debes mantener encendido el ordenador aunque no lo estés usando, por lo menos apaga el monitor.

Ahorra en iluminación, para ello basta con aprovechar la luz natural del día para realizar tus actividades. Si necesitas iluminación extra para leer o estudiar, opta por luces dirigidas, que permiten un menor consumo. Al renovar las bombillas elige las de bajo consumo, que si bien son más caras que el resto, en el largo plazo resultan más económicas. además, generan menos calor, duran más tiempo, proporcionan luz más nítida y consumen un 80% menos que las comunes.

En muchas casas el televisor se pasa encendido durante todo el día. Dejarlo puesto por muchas horas consume demasiada energía. Lo ideal es encenderlo exclusivamente cuando desees ver algún programa o película. En el caso de que varios integrantes del hogar desen ver el mismo canal, procura que no se vea en diferentes televisores a la vez. Procura no quedarte dormido mientras miras la TV, usa el reloj programador del aparato para que se apague cuando tú quieras.

Finalmente, haz un uso racional del aire acondicionado. Ten en cuenta que consume una enorme cantidad de energía eléctrica. No lo pongas por poner, plantéate si realmente lo necesitas. Ten en cuenta que 23ºC es la temperatura recomendada para los interiores de las casa. Por último, mantén limpios los filtros y jamás dejes las ventanas abiertas.