¿Cómo sería el mundo sin flores?
Imaginar el mundo sin seres humanos, sin música, sin árboles, sin caramelos, sin flores o sin cualquier otra cosa que se nos ocurra no deja de ser un juego mental divertido pero que tiene sus trampas. En realidad, aunque nos estrujemos el cerebro al máximo, nunca sabremos si realmente habríamos acertado en nuestra predicción, por mucha lógica que empleemos. Sin embargo, la cosa cambia si el juego se hace en un laboratorio, y son reputados científicos los que se devanan los sesos imaginando un mundo sin esto o aquello, en este caso, sin flores.

Entrando en materia, la pregunta de cómo sería un mundo que no conociera las flores inquieta a la ciencia, desde donde se han dado respuestas interesantes que, al menos, tienen su validez dentro del contexto del mundo que conocemos.

Básicamente, un mundo que prescindiera de las plantas que dan flores tendría menos lluvias, lo que supondría una biodiversidad mucho más pobre, y a la vez experimentaría un clima más caluroso y seco, especialmente en las zonas tropicales.

Un mundo distinto

Eso, en cuanto al medio ambiente, y resulta más que evidente que tendríamos otro tipo de concepto de los olores y los colores, cuya cosmología cambiaría radicalmente. Sin ir más lejos, sin contar con las flores, sería una muy otra la industria textil, perfumera y de ambientación de interiores, y lo mismo cabe decir del arte o de la vasta cultura que rodea al mismo uso y culto de las flores como símbolo de tantas cosas: el amor, la belleza, la juventud, la frescura, la naturaleza, la primavera, el buen tiempo, la alegría, la delicadeza, las ganas de vivir…

Centrándonos en los efectos medioambientales, hemos de citar la investigación llevada a cabo por la Universidad de Chicago, enfocada en estudiar los efectos que provocaría la ausencia de las plantas florales. Y su conclusión tiene un tinte de tenebrismo. No en vano, un mundo sin flores tiene mucho que ver con la sensación en blanco y negro que ahora nos produce un mundo casi envuelto en tinieblas.

Menos biodiversidad

En concreto, el trabajo su ausencia significaría la modificación de los patrones climáticos mundiales pues, como es sabido, el 10 por ciento de la humedad del aire proviene de las plantas, y ello está directamente relacionado con la lluvia, aumentando las sequías de forma importante.

¿Cómo sería el mundo sin flores?
Otro aspecto fundamental a tener en cuenta para imaginar un mundo sin flores lo representa el hecho de que las plantas con flores (angiospermas) datan del período Cretácico, es decir, de hace más de 100 millones de años, y además suponen la inmensa mayoría de la vegetación existente hoy en día.

A partir de estos datos, los científicos simularon un planeta sin este tipo de vegetales, con el resultado de encontrar un mundo con menos lluvias en general, pero las sequías afectaban de forma distinta en las distintas regiones, siendo mucho más acusada en lo que actualmente es América del Sur. Y, del mismo modo, habría una radical reducción de la biodiversidad animal como consecuencia directa más importante de esta falta de lluvia.