Compostaje en y para la ciudad de Nueva York
La asociación Lower East Side Ecology Center (LESEC) desarrolla acciones para lograr una ciudad de Nueva York más sostenible. Sus métodos de trabajo se basan en programas de reciclaje y compostaje realizados por la propia comunidad, por los propios ciudadanos que, en realidad, deberían ser los más interesados en llevarlos a cabo. Así, se trata de promover una gestión local de espacios verdes y, en definitiva, una mayor conciencia de la comunidad, de participación y de desarrollo, en especial, de la juventud. Una educación ambiental que sirve para cohesionar las comunidades locales.

El día 22 de abril se celebró el Día de la Tierra. En todo el mundo se celebraron diferentes actos para su conmemoración. La asociación LESEC, fiel a su pensamiento, lo celebró con una acción tan práctica como plantar árboles y abonar jardines. Una idea rondaba por los participantes: en la naturaleza no existe el concepto de basura. Algo así sólo es creado por los seres humanos.

Uno de los lemas del día fue: “alimenta a las lombrices”. Más de quinientos vecinos de Nueva York llegan al puesto de la organización LESEC con su colecta semanal de desechos orgánicos (restos de fruta y de verduras, de arroz, pan y pasta, café) y son arrojados a unos cubos.

Esos desechos se convertirán en compost y garantizarán el crecimiento de la próxima cosecha, señala Christine Datz-Romero, misionera del aprovechamiento de los residuos orgánicos. Es una representación del ciclo de la vida: las hojas caen, se degradan en la tierra y se convierten en abono en primavera, en alimento para lombrices. Ocurre año tras año. El ciclo de la vida.

La naturaleza lo aprovecha todo. Es la gran lección que debemos aprender en el Día de la Tierra, la gran lección que nos ofrece el planeta. El ciclo de la vida debe continuar. A pesar del ser humano, lo hará.

La idea de LESEC es aprovechar ese compost en la propia ciudad. Es absurdo trasladarlo fuera de la ciudad, agua y nutrientes para la tierra, quemando gasolina, contaminando el ambiente, recorriendo cientos de kilómetros, para transportar el compost a un lugar lejano. La solución a los residuos debe ser local.

LESEC tiene dos centros de recogida. Procesan al año 200 toneladas de basura orgánica. Los jardines comunitarios y las universidades se han apuntado al proyecto de compostaje. La asociación lucha por que también el Ayuntamiento de Nueva York se una al proyecto. Más del 25% de los desechos diarios son compostables. San Francisco presume de reutilizar el 75% de sus residuos. La recogida selectiva la realiza el propio camión de la basura.