Concierto de Metallica en la Antártida
El thrash metal ha llegado a la Antártida. La veterana banda Metallica ofreció para un grupo de privilegiados un concierto muy especial. Al menos, por el lugar. Muchos habrá podido ver a Metallica en locales y estadios, pero sólo unos pocos disfrutaron del concierto en el polo sur.

Fue un concierto sin precedentes que pasará a la historia, si no por la música, por el lugar elegido y las bajas temperaturas. La Antártida fue el escenario natural que el grupo eligió para celebrar su concierto en un espacio cien por cien amigable con el medio ambiente. El respeto fue tal que, para no molestar a los animales que pudieran estar en las cercanías, la música llegó a los fans a través de auriculares. (Ya se sabe que los que visten frac, como los pingüinos, son más aficionados a la música clásica.)

Un total de 19 acérrimos (y nada frioleros) seguidores asistieron al singular evento, un concierto celebrado en el interior de una cúpula transparente de doce metros de diámetro y seis de altura. Al fondo, el impresionante glaciar Fourcade.

Para poder celebrar el concierto, la banda ha tenido que pasar por un protocolo de impacto medioambiental supervisado por la Dirección Nacional Antártica (DNA), fue repartió los auriculares entre el público y decidió instalar equipos especiales para no dañar el medio ambiente, incluidas placas solares para obtener energía limpia y renovable.

El próximo, ¿en Groenlandia?

Concierto de Metallica en la Antártida
Entre el público, algunos periodistas y los científicos que trabajan en las bases cercanas, así como los organizadores y esos 19 fans que no olvidarán la experiencia en su vida. Coca–Cola, que patrocinaba el evento, transmitió en vivo el concierto a través de su página web.

Kirk Hammett, el guitarrista de la banda, aseguró que les encantaría hacerlo otra vez. Aunque, quizá, en otro lugar, como Groenlandia. Metallica está preparando el lanzamiento de su próximo álbum para 2014.