Conocer los bosques para cuidarlos en el futuro
Qué mejor forma de concienciar a los jóvenes de la importancia que tienen los bosques que hacerles una visita. Que los vivan, que los descubran, que los conozcan, que los disfruten, para que, en un futuro, los defiendan. Así lo creen en algunos institutos del Puerto de Santa María (Cádiz).

Con esta actividad, a la que han lllamado “Conoce tus bosques”, y que se realiza por quinto año consecutivo, se pretende que los jóvenes conozcan los bosques de la zona con actividades en el aula y en el propio bosque. Se realiza en dos días consecutivos. El primero se desarrolla en clase, se prepara a los alumnos para la salida, se les explica la importancia de la biodiversidad y las amenazas que tienen que soportar estos complejos ecosistemas.

En el aula, también se analizarán las últimas propuestas urbanísticas y cómo afectan negativamente a los bosques. Así mismo, se hace un repaso de las arboledas que se han perdido en los últimos años en la localidad y se avisa de las que podrían desaparecer a corto plazo.

El segundo día de la actividad se desarrolla en la naturaleza. Se trata de una ruta en la que se visitan tres bosques, que no son los más conocidos para los habitantes de la zona. Son El Camaleón, la Duna de Vaca y Rancho Linares. De este modo, los estudiantes conocerán mejor la ciudad donde viven y sus alrededores. Además, la ruta pasa por otros bosques como el Pinar del Conde, el Pinar de Cantarranas, los retamares de la carretera de Fuentebravía o los retamares junto al Centro Inglés así como espacios más extensos como la sierra de San Cristóbal.

En cada uno de los lugares visitados, se localiza el lugar en una ortofoto (una fotografía aérea) y se analiza la ficha urbanística de la última propuesta del PGOU (Plan de Ordenación Urbana). Durante el recorrido, se van reconociendo los diferentes árboles y arbustos, además de otros organismos como líquenes, hongos y animales invertebrados y vertebrados. Se huelen las plantas aromáticas, se escucha el canto de las aves o se tocan las hojas para sentir sus diferentes texturas.

Se conocen, en definitiva, mucho más de cerca e intensamente, los bosques. Tal vez, en unos años, la generación que toma parte en esta iniciativa sea más responsable que la actual con el medio ambiente que les rodea.