Consejos ecológicos para las vacaciones
No está de más recordar, para las vacaciones de verano del hemisferio norte, algunos consejos para que éstas sean más ecológicas.

Maleta. Las vacaciones comienzan con la preparación del equipaje. Desde ese primer momento, se puede cuidar la naturaleza llevando productos de casa, como champús o jabones ecológicos, que no contaminarán las aguas en el destino. Los envases en formato viaje (muy pequeños) emplean demasiado embalaje.

Medio de transporte. Si se puede elegir, lo preferible es siempre la bicicleta o ir caminando. Con el coche, se debe controlar la velocidad y evitar acelerones y frenazos bruscos. Tampoco se debe abusar del aire acondicionado. Es mejor, en todo caso, optar por el transporte público o por compartir el coche. Hay varias web que facilitan el Car Sharing.

En el destino. Ya sea en la playa, en la piscina, en el campo o, incluso, en la ciudad, no se debe tirar ni una colilla de cigarrillo al suelo. En especial, en parajes naturales donde se puede provocar un incendio. En cuanto a las playas, cada filtro puede contaminar 3 litros de agua de mar. Cada colilla tarda entre cinco y veinte años en desaparecer de manera natural. Algunos animales pueden ingerirlas accidentalmente. Tampoco hay que arrojar bolsas de plástico, papel de aluminio, chicles o cualquier residuo no biodegradable.

Bebidas. Es preferible llevar cantimploras o termos de acero inoxidable y no usar una botella de agua cada día, sea de plástico o cualquier otro material como el vidrio. También las fiambreras y los cubiertos fabricados con materiales naturales y renovables son una buena idea.

Niños. Para jugar en la playa, se puede optar por juguetes para la construcción de castillos de arena o por barcos y elementos hechos para flotar, siempre que estén libres de toxinas y sean respetuosos con el medio ambiente. Además, se puede ayudar al medio ambiente en vacaciones apuntándose a talleres o campamentos de acción ecológica, como Cleaner IO (Iniciativas Oceánicas), organizada por Surfrider, una iniciativa para limpiar playas, lagos y ríos.

Protector solar. El Sol pega más que nunca y quema la piel. No hay que olvidarse de protegerse con un protector. El Grupo de Trabajo Ambiental (EWG) ha publicado un informe que asegura que anualmente acaban en el mar entre 4.000 y 6.000 toneladas de protector solar en todo el mundo, lo que contribuye a la contaminación de las aguas. Un protector ecológico natural, como el aloe vera, protege, pero sólo en parte.