Consejos para reciclar botellas de vidrio o cristal
Dar una segunda vida a las botellas de cristal es una de las áreas más populares del reciclaje casero, e incluso del profesional, pues no son pocos los diseñadores que aprovechan sus infinitas posibilidades para hacer objetos decorativos y funcionales que a menudo son auténticas obras de arte.

La red es una fuente de inspiración inagotable en este sentido, pero no todo son ventajas, pues a consecuencia de esta profusión a menudo se comete el error de utilizar cualquier botella para hacer un proyecto determinado, cuando podría ser idónea para otro tipo de reciclaje. Por lo tanto, el primero y más básico de los consejos sería el de intentar adaptar el objetivo a la botella que tengamos, y no a la inversa. Salvo excepciones, así el resultado será mejor.

Forrar, pintar, cortar…

Aprovechemos el punto fuerte de la botella, ya sea el grabado de la marca, su forma estilosa, su transparencia o, por ejemplo, que tengamos varias iguales para decidir si vale la pena forrarlas, cortarlas, pintarlas, esmaltarlas o si sería interesante hacer una composición, pongamos por caso.

Intentar que la botella se muestre tal cual, sin demasiados artificios, es otra sugerencia que puede servirnos especialmente si no somos habilidosos. Afortundamente, las botellas permiten un reciclaje sencillo que puede ir desde un simple baño de pintura (mejor rellenarlas, es decir, pintarlas desde adentro) o rellenarlas con pequeños objetos, arena de la playa, granos de arroz coloreados o introduciendo una fotografía para así obtener un original portarretratos.

Consejos para reciclar botellas de vidrio o cristalSi la colocas delante de una persiana bajada parcialmente la luz atravesará la botella y formará reflejos sorprendentes o, por qué no, las botellas son perfectas como candelabros o o portavelas. Por último, para cortarlas sin correr riesgos se recomienda un cortador de botellas, con el que poder convertirlas en jarrones o vasos.