Consejos para tener un huerto en casa
Tener nuestro propio huerto es una idea que cada vez se plantean más personas. La posibilidad de consumir los productos que nosotros mismos cultivamos puede tener innumerables beneficios. Para empezar, tendremos la certeza de que lo que comemos es totalmente saludable y está libre de pesticidas y tóxicos, ahorraremos gastos y visitas al supermercado, estaremos en contacto con la naturaleza y nos alejaremos del estrés dedicando cada día un poco de tiempo y cariño a una labor nueva y apasionante. Es evidente que suena bien.

Lo primero que debemos saber es que el término huerto casero es muy amplio, por lo que, en función de nuestras necesidades y recursos, todos podemos tener uno. No solo las casas de campo pueden albergar un huerto, también podemos diseñar uno para un patio, una terraza o incluso el balcón de un pequeño apartamento. Solo necesitamos adaptarlo al espacio disponible.

Antes de ponernos manos a la obra, debemos tener presentes varios aspectos si queremos disfrutar, obtener resultados y sacar buen provecho de nuestro huerto.

El primer paso es decidir la ubicación. Ya sea en una finca o una vivienda urbana, el lugar en el que situemos nuestro huerto tendrá que disponer de suficiente luz y horas de sol, es decir, no debe haber objetos que produzcan grandes sombras. También debemos procurar que el acceso al huerto sea fácil y que haya espacio suficiente alrededor, para poder trabajar cómodamente. Además, en caso de que haya mascotas en casa, hay que tener mayor cuidado, pues los animales pueden causar desperfectos en las plantas.

Consejos para tener un huerto en casa
Si se trata de nuestra primera experiencia, no hay que ser ambiciosos, una superficie de uno o dos metros cuadrado será suficiente. A medida que vayamos aprendiendo, siempre podremos ampliar el espacio y sumar especies a nuestro huerto.

Una vez elegido el lugar, un rincón del jardín o el patio, o una terraza o balcón, necesitaremos hacernos con unas cuantas macetas de distintos tamaños y un pequeño set de herramientas (tijeras, pala, guantes, sujeciones…). Según la distribución de nuestro espacio, colocaremos las macetas en el suelo o podremos colgar algunas en maceteros. Para esto también podemos reutilizar cualquier recipiente que tengamos en casa y hacerle unos agujeros en la parte de abajo, así nuestro huerto será más ecológico y cumplirá igualmente su función.

Consejos para tener un huerto en casa
Llegados a este punto, con nuestras macetas todavía vacías, nos encontramos ante el momento de elegir qué queremos plantar. Para ello deberemos tener paciencia y dedicar cierto tiempo a realizar una breve investigación previa acerca del clima de nuestra zona, pues las condiciones climáticas serán cruciales para la adaptación de los cultivos, y por tanto para el éxito de nuestro huerto.

La elección de las especies es uno de los pasos más importantes y está sujeta a varios condicionantes. Una vez tengamos claras las características del clima, escogeremos las plantas en función de la época del año.

Si nuestro huerto se encuentra en una finca, también debemos tener en cuenta el tipo de suelo, que interactuará con nuestras plantas en todo momento.

A la hora de tener y mantener un huerto, otro de los aspectos claves es la tierra en la que sembraremos, que junto con el agua, el sol y el aire, dará a nuestras plantas la base y los nutrientes necesarios. Tanto si nuestro huerto se encuentra en una finca o jardín, como si se trata de macetas situadas en la terraza o el balcón, debemos familiarizarnos con el proceso de fertilización de la tierra. Para este tipo de huertos, lo más recomendable es utilizar compost (abono orgánico), una tierra libre de contaminantes que proporciona nutrientes de forma lenta y progresiva.

Consejos para tener un huerto en casa
Una vez planificado el espacio y las condiciones para nuestro huerto, el siguiente paso es seleccionar las especies que nos gustaría plantar, entre las que escogeremos las que mejor se adapten a nuestras preferencias y posibilidades.

En la tarea de planificar y diseñar nuestro huerto, un factor importante será contemplar la mezcla o rotación de especies, pues está demostrado que esta opción reduce el riesgo de plagas, no requiere una utilización de pesticidas excesiva y ayuda a mantener la fertilidad del suelo.

Entre las mejores elecciones para empezar tenemos las hierbas aromáticas y algunas frutas y hortalizas: orégano, romero y menta, junto con tomates, lechugas y fresones, puede ser una combinación ideal, pero hay muchas posibles.

Cuando hayas elegido las especies, analiza cuidadosamente las condiciones de siembra de cada una, haz un calendario y ponle fecha de inauguración a tu huerto.

Consejos para tener un huerto en casa
Si al principio te encuentras un poco perdido, te surge algún problema, o simplemente quieres tener más ayuda, puedes comprar algún manual para principiantes o consultar la red. Afortunadamente, muchos amantes de los huertos ecológicos comparten sus experiencias en internet, por lo que te será muy fácil encontrar información adicional, consejos útiles e incluso diseños e ideas muy creativas.

En cuanto te decidas, no tardarás mucho en comprobar que tener un huerto en casa es una fuente inagotable de buenos momentos. Pronto el huerto se convertirá en tu pequeño tesoro, descubrirás el placer de saborear la pasta condimentada con tu propio orégano o degustar el sabor inconfundible de un tomate natural. Además, su colorido alegrará tu hogar, el aroma de sus plantas hará tus mañanas más agradables y disfrutarás de la satisfacción de cuidarlas y verlas crecer.

Tener tu propio huerto es una de las mejores maneras de acercarse a la naturaleza y olvidarse del reloj, el estrés y las preocupaciones.