Consejos para hacer una barbacoa de forma sostenible

El buen tiempo nos ofrece una actividad muy social y divertida para hacer con los amigos y disfrutar, a la vez, de la naturaleza y del enorme placer de comer al aire libre: las barbacoas. Una forma de sacar partido al sol ¡ y de celebrar una velada económica y veraniega con nuestros seres queridos y, sin duda, una de las opciones que más gustan, ya que muchísimos alimentos se pueden cocinar en barbacoas.

Consejos para hacer una barbacoa de forma sostenible

Ahora bien, si estás planeando organizar una para este verano, estaría muy bien conocer una serie de consejos que puedes aplicar para hacer que tu barbacoa se lleve a cabo de la forma más ecológica y respetuosa con el medio ambiente posible. La forma tradicional de hacer barbacoas (contaminantes, usando una gran cantidad de plástico, etcétera) puede resultar muy nociva para el planeta, pero eso no quiere decir que tengas que renunciar a esta práctica. ¡Es tiempo de empezar a celebrar barbacoas verdes y sostenibles!

La elección del tipo de barbacoa: fundamental

El primer paso -de gran importancia- es elegir qué tipo de barbacoa vamos a usar para esta actividad, a la que podemos sacar mucho partido durante el verano. Aquí se abre el eterno debate sobre cuál tipo de aparato contamina menos: las eléctricas, las de gas o las de carbón de leña.

Consejos para hacer una barbacoa de forma sostenible


Las de gas funcionan con petróleo o con gas natural, dos combustibles no renovables, aunque a menudo son elegidas por los compradores porque arrancan antes, mantienen una temperatura estable y son fáciles de limpiar. Existen en el mercado modelos muy contaminantes. Si vas a comprar una de estas (aunque ahora te mostraremos opciones mucho más apropiadas) elige un modelo con eficiencia energética donde los tanques de gas puedan ser recargables.

Las de carbón o madera se eligen porque dan a la comida un sabor más natural, pero emiten unas partículas muy nocivas al aire y han sido declaradas como contaminantes y perjudiciales para la capa de ozono, así como para la salud de los seres humanos.

Las barbacoas eléctricas son una buena alternativa si las haces en el patio de casa y tu sistema casero se nutre de energía ecológica. No son aptas para lugares públicos porque hay que enchufarlas . Ofrecen las mismas ventajas que las de gas.

Consejos para hacer una barbacoa de forma sostenible

Si lo que quieres es hacer una barbacoa sostenible, invierte en barbacoas o parrillas ecológicas, modelos que optimizan la energía y están fabricadas para reducir al máximo su huella contaminante, como las barbacoas solares. La gran ventaja de estos aparatos es que su fuente de energía es el sol y nos ofrecen las mismas prestaciones que las parrillas tradicionales. Cocinar en la barbacoa solar es mucho más saludable que en las de carbón (donde el humo puede llenar la comida de partículas nocivas para el organismo) y mucho más ecológicas, además de mejores para nosotros, pues prescindimos de elementos tóxicos, humo y cenizas que van a parar a los alimentos que comemos.

Consejos para hacer una barbacoa de forma sostenible

Aunque estas barbacoas son más difíciles de encontrar que las tradicionales porque el mercado es muy nuevo, por Internet vas a ser capaz de encontrar grandes ofertas e invertir en tu salud y en el medio ambiente. Por ejemplo, las cocinas solares parabólicas con plancha nos permitirán hacer de todo, así como los asadores que funcionan con energía solar.

Consejos para hacer una barbacoa de forma sostenible

Un ejemplo de estas innovadoras y sofisticadas barbacoas es la barbacoa solar Biogri, que además es un modelo mucho más sencillo de encontrar en España. Lo que hace es aprovechar la luz solar y concentrar la energía en un solo foco, además de que nos permite emplazar alimentos insertados en brochetas.

Consejos para hacer una barbacoa de forma sostenible

Otra opción, con un diseño muy futurista y práctico, es la barbacoa solar Helios, que transfiere la energía a un receptor que se encarga de asar tu comida favorita. Además, viene con un enchufe y un generador eléctrico, para que nunca te quedes sin comer, aunque las nubes tapen el sol.

Otro modelo que recomendamos se llama Hydro-que, que funciona por hidrógeno y elimina la necesidad de carbón. Es muy curioso el proceso de cocinar con agua y está demostrado que se trata de una forma sana y limpia de hacerlo. Su precio es más elevado que el de otros modelos (400 euros), pero sus fabricantes te explican en su página Web cuánto ahorrarás en combustible a lo largo de unos años.

Una alternativa en barbacoas que está triunfando es la Gosun Grill, que permitirá alimentar a ocho personas a un tiempo y puede asar, hervir y freír casi todo tipo de ingredientes. Evita la suciedad del combustible, así como el envío de gases contaminantes a la atmósfera. Está pensada para conservar las propiedades nutritivas de los alimentos y puede alcanzar temperaturas de 200 grados centígrados.

Consejos para hacer una barbacoa de forma sostenible

Otro modelo recomendado es el Cookup, que nace de la idea de un señor francés que pasó varios años en África y se le ocurrió este mecanismo. Igualmente muy limpias y cómodas de usar, su precio oscila alrededor de 200 euros.

Consejos para hacer una barbacoa de forma sostenible

Aunque la oferta no se puede comparar a la de las barbacoas tradicionales, realmente cada vez hay más modelos interesantes de barbacoas solares y ecológicas. Las ventajas que tienen son muy interesantes:

– Son ecológicas, no emiten dióxido de carbono (uno de los responsables del cambio climático) como las demás y se nutren de una fuente de energía gratis e inagotable.

Consejos para hacer una barbacoa de forma sostenible

– Son limpias y nos previenen de accidentes, como incendios. No usan elementos combustibles que contaminan nuestros alimentos, no producen humos, por lo que no molestamos y las podemos usar en varios sitios públicos o en nuestro jardín privado sin importunar a nadie.

Consejos para hacer una barbacoa de forma sostenible

– No requieren fuentes de energía, por lo que no sólo nos evitaremos de ir al campo con toda la parafernalia de carbón, madera, quemador, etcétera, sino que tampoco nos tendremos que preocupar por los enchufes, como en el caso de las eléctricas.

– Mucho más saludables, pues conservan los nutrientes de los alimentos, sin necesidad de grasas y aceites, no quitan el sabor y no nos estaremos comiendo elementos nocivos y cancerígenos, producidos por los químicos o el humo que da el quemar con carbón o aceite.

Consejos para hacer una barbacoa de forma sostenible

– Se calientan en seguida. Se acabó el esperar a que se hagan las brasas para poder comer, estos modelos alcanzan temperaturas superiores a los 200º grados, así que cocinaremos rápida y sencillamente.

Las grandes desventajas son que dependen del sol, lo que quiere decir que no podremos disfrutar de ellas por la noche y tampoco si se nos nubla el día (aunque muchas marcas ya han pensado en una solución para ello, como el suplemento auxiliar eléctrico) y que, como aún no están tan extendidas como nos gustaría, son más caras que las tradicionales, si bien ya hay modelos muy buenos y completos por 200 euros, un precio que vamos a acabar amortizando debido al precio del combustible si la usamos con regularidad.

Planear los alimentos que vamos a asar en ellas

Una vez que tenemos claro el modelo menos contaminante para nuestra barbacoa, otro de los trucos para ser más responsable es elegir los alimentos que vamos a cocinar. En las barbacoas puede asarse casi de todo, por eso también gustan mucho, desde verduras en parrilla, hasta pizzas, carnes, embutidos, pescados, incluso paellas. Quizá siempre las hemos asociado al asado de carne, pero te recomendamos probar también con otras opciones igualmente deliciosas, como los espárragos, las berenjenas, los tomates… y servirlos como acompañamiento.

A la hora de comprar, intenta adquirir productos orgánicos o naturales, que hayan sido producidos o cultivados de forma natural y sin pesticidas, así estaremos contribuyendo también a salvar el planeta. Si has cultivado tus propias hortalizas o verduras, es una buena ocasión para comerlas en compañía. También te recomendamos elegir los productos locales y de estación. Además, si queremos prescindir de envases contaminantes, como aquellos que vienen en plástico, mucho mejor comprar en mercados o puestos naturales.

¿Qué te parecería hacer tu propio pan orgánico casero? Sería una deliciosa opción de concienciación que todos disfrutarán.

Consejos para hacer una barbacoa de forma sostenible

Asegúrate de no hacer la barbacoa en un espacio protegido

Hacer barbacoas en algunos parques públicos o zonas naturales sigue estando permitido, mientras que en otros está prohibido por razones de seguridad o medioambientales. Antes de comenzar a cocinar, asegúrate de que la zona es totalmente apta para hacerlo, pues podrías llevarte un gran disgusto si te multan por no haberte informado convenientemente. Ten especial cuidado en que no haya ningún riesgo de incendio con partes de la barbacoa o con cigarros. Los incendios forestales son uno de los grandes males que están sufriendo nuestros bosques y un gran número de ellos se provocan por descuidos humanos.

No uses ningún elemento tóxico al hacer la barbacoa

A veces, a la hora de hacer carne a la parrilla, las pastillas químicas nos facilitan la vida, pero esto es malo tanto para la atmósfera como para el medio ambiente. Si aún no tienes una barbacoa solar, intenta cocinar lo más natural posible, usando los menos químicos que puedas. Tus comensales y el planeta te lo agradecerán.

Consejos para hacer una barbacoa de forma sostenible

Evita el uso de desechables

Platos, manteles desechables, servilletas… en las barbacoas se utilizan muchísimo y se les da un solo uso. Intenta que eso no sea así, comenzando por adquirir platos, vasos y cubiertos (aunque muchas cosas se pueden comer con las manos con ayuda del pan) de plástico duro, que puedan lavarse y reutilizarse para una próxima barbacoa, pic-nic o evento al aire libre. Resulta mucho más agradable y cómodo hacerlo sobre esta vajilla que sobre los endebles platos de plástico que van a parar a la basura. Asimismo, minimiza el uso de servilletas de papel y opta por un hule reutilizable en lugar de un mantel de papel.

Consejos para hacer una barbacoa de forma sostenible

Una bebida para todos

Podemos igualmente evitar usar en exceso las botellas de plástico con varios trucos: uno de ellos es rellenando las botellas de cristal en casa (a no ser que haya alguna fuente) y llevándolas después de vuelta. También podemos llevar un gran recipiente y hacer una bebida para que cada uno se sirva en su vaso (por ejemplo, una gran limonada), en lugar de usar latas o botellas pequeñas.

¡No tires nada!

Los restos de comida que nos han sobrado de la barbacoa pueden ser una deliciosa cena para el día siguiente. Podemos hacer con ellos croquetas, sándwiches, etcétera y aprovecharlos al máximo. No olvides para este cometido de llevar algunos contenedores de plástico.

Haz tus propias salsas

Además de la recomendación de llevar tu pan casero podemos economizar en envases y hacer la experiencia mucho más campestre y natural elaborando nosotros previamente algunos de los alimentos que vamos a usar. Para ello, podemos aderezar la carne o verduras con especias cultivadas por nosotros (como tomillo, comino…), así como hacer salsa de queso casera, salsa barbacoa o ketchup casera, etc, y llevarlo en tarros de cristal. ¡Con un toque artesanal, estaremos celebrando la barbacoa más auténtica y deliciosa que hayamos hecho nunca!

Deja todo limpio y recicla

Uno de los momentos más importantes es a la hora de limpiar y abandonar el sitio que hemos usado. Si la hacemos en un lugar público, como en el campo o en el parque, debemos dejarlo todo tal y como estaba cuando llegamos, sin restos de basura, de cigarros o plásticos que pueden perjudicar muchísimo a nuestros entornos naturales. Además, no debemos olvidar separar los residuos para después destinarlos a sus contenedores adecuados.

Para que tu parrilla no coja restos nocivos, lávala bien cuando aún esté caliente y repásala después en casa para que esté como nueva para el próximo uso. Si lo hacemos un poco después de cocinar, no nos costará tanto limpiar la grasa y los restos de alimentos.

Consejos para hacer una barbacoa de forma sostenible

Algunos consejos extra para el éxito en tus barbacoas

– Evita que se chamusquen los alimentos, eso puede formar aminos heterocíclicos muy malos para la salud. Marinar la carne, cocinar a temperatura no muy alta, usar un chorrito de aceite y limpiar bien la parrilla ayuda a evitar estos aminos.

– Prepara la carne antes y no la metas en la brasa recién salida de la nevera, hay que evitar el choque térmico que podría arruinar su calidad.

– Sitúa la barbacoa sobre un suelo nivelado para evitar que se desperdicien trozos de comida al sacarlos. Prepáralo todo como si de una cocina profesional se tratase, sin olvidar unas buenas pinzas y una mesa o soporte con su plato para ir sacando la carne.

– La carne no debe estar nunca en contacto directo con el fuego; por eso, es mejor que se cocine en brasa.

– Es mejor salar la carne al final, cuando ya esté hecha, aunque las especias pueden usarse antes.
– No pinches la carne, aunque sí los embutidos, esto hace que la carne se quede más seca.

¿Qué alimentos pueden asarse en la barbacoa?

Como decíamos, no hay que asociar carnes y embutidos con barbacoa, ¡existen infinidad de opciones que podemos hacer con la barbacoa y es un buen momento para poner en práctica todas ellas!

– Muslos o alitas de pollo. Están mucho más ricas a la parrilla que a la sartén y son más sanas. Simplemente con unas especias y sal es suficiente. Recuerda que las alitas, como tienen poca carne, se hacen rápidamente. Encantará a los niños.

Consejos para hacer una barbacoa de forma sostenible

– Pescados enteros. Aunque las sardinas son lo más típico, podemos hacer también pescados más grandes, como doradas. Los pescados son más difíciles de cocinar a la parrilla, por eso te recomendamos que hagas uso de utensilios como besugueras (una reja de hierro que permite “atrapar” al pescado en el medio y se sitúa encima de la parrilla). También es recomendable usar un spray con aceite de oliva para evitar que se nos queme.

– Tofu. Una buena alternativa para vegetarianos, su preparación es similar y está riquísimo a la parrilla.

Consejos para hacer una barbacoa de forma sostenible

– Brochetas de gambas. Una buena forma de que los niños coman, además, verduras. Sólo tienes que preparar en unos pinchos adecuados las gambas peladas con diferentes verduras: calabacines, pimientos, cebollas… y asarlas a la parrilla con especias, sal y un poco de limón. Si quieres un punto más exótico, prueba las brochetas de carne de cerdo con uvas.

Consejos para hacer una barbacoa de forma sostenible

– Mazorcas de maíz. Fácil de hacer, riquísimo y muy original.

– Calabacines en tiras (geniales con ajo y sal), alcachofas, pimientos rojos, cebolla, tomates, espárragos, berenjenas y, por supuesto, las setas. Las verduras a la parrilla son una opción muy sana para huir de la carne. Como a veces se nos cuelan por la rejilla, recomendamos usar una bandeja acanalada aparte, para que se cocinen con el fuego pero sin riesgo de acabar entre las brasas.

Consejos para hacer una barbacoa de forma sostenible

– Frutas. Aunque parezca increíble, en realidad están deliciosas. Sobre todo la piña, las uva, los plátanos, los higos o las brochetas de fruta. Eso sí, limpia bien la barbacoa y usa un recipiente aparte o destina una pequeña parrilla para la elaboración del postre.

Consejos para hacer una barbacoa de forma sostenible