Conservación del salmón en Japón
Uno de los grandes problemas para la conservación del salmón es la dificultad que tienen para superar un obstáculo construido por el hombre: las presas de agua. Expertos de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) están asesorando a los japoneses para que eliminen varias presas que han obstaculizado la migración del salmón salvaje en el Parque Nacional de Shiretoko.

En 2005, la península de Shiretoko fue declarada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, reconociendo así el valor de sus ecosistemas únicos caracterizados por la interacción entre los ecosistemas marinos y los terrestres. La península de Shiretoko se encuentra entre el Mar de Ojotsk y el estrecho de Nemuro, en la punta noreste de la isla de Hokkaido. Doce especies de peces de agua dulce se han encontrado en las corrientes de Shiretoko. Seis de estas especies son salmónidos, que son una fuente importante de alimento para otras especies, así como un recurso de pesca comercial para la región.

El Grupo de Especialistas de la UICN en salmónidos (SGE) fue encargado de revisar la propuesta para el nombramiento del parque natural como Patrimonio Mundial y señaló la necesidad de abordar el problema de las represas de la zona para que los peces pudieran nadar aguas arriba para desovar.

Siguiendo estas recomendaciones, el Gobierno japonés ha puesto en marcha varios proyectos con tal fin. Un total de 31 estructuras ubicadas en los catorce diferentes ríos se suprimieron o se modificaron para facilitar el movimiento de los peces. Se tuvieron en cuenta otros factores, como el riesgo de inundaciones o la erosión de la región y las modificaciones sólo se realizaron si no entrañaba ningún riesgo importante para el bienestar humano y de sus medios de subsistencia.

Ya se están viendo los resultados positivos del plan en el río Rusha, uno de los ríos salmoneros más productivos de la península. Aunque aún quedan trabajos de restauración por realizar para, finalmente, alcanzar el ambicioso objetivo de la definitiva conservación de salmones en los próximos años.