Construye una casita en el bosque para huir de una vida gris
La levantó en mes y medio. Le bastaron 6 semanas y 4.000 dólares para construir una casita humilde pero adorable, en pleno bosque, que significaría el inicio de una nueva y maravillosa vida lejos de la oprimente vida en la ciudad. Su autor, Dave Herrie, de Westbrook, Conneticut, no imaginaba cómo iba a cambiar su vida seguir aquel impulso que tuvo un día, mientras caminaba por un camino desconocido en el bosque.

Su paseo por un sendero de los Apalaches fue para él una auténtica revelación, el último empujón que necesitaba para abandonar su vida urbana y su trabajo de oficinista, que “odiaba cada minuto”. Se prometió a sí mismo que no iba a pasar toda su vida haciendo un trabajo que no le gustaba y viviendo en un entorno estresante. “Descubrí el valor de la vida simple gracias a aquel tiempo que pasé en el bosque” y se siente muy feliz de haber tomado esta decisión “a los 27 años, y no a los 67”.

La casa y la vida de sus sueños

Con el objetivo meridianamente claro, su novia encantada con la idea y sin ninguna experiencia, se lanzó a construir una pequeña cabaña. Lo hizo sobre una plataforma de madera recuperada y sin usar electricidad. Inició la casa en enero del 2014 y en mayo estaba lista, logrando un resultado tan espectacular como el que puede observarse en las fotos.

Construye una casita en el bosque para huir de una vida gris
El resultado ha cautivado a muchas personas, hasta tal punto que Herrie está ganándose la vida haciendo casas del estilo de la suya por encargo. Sus casas no sólo son un refugio en el bosque, sino un lugar para soñar despierto y, en su caso, también para escapar del mundanal ruido de un modo triunfante. Ahora, además, puede vivir de su gran pasión.