Consumo de energía de los superordenadores
La multinacional de la informática IBM se encuentra trabajando en reducir tanto el tamaño como el consumo de los superordenadores. Se trata de maquinas que llegan a suponen el 2 por ciento de toda la energía que se consume en el mundo. Los ingenieros de la investigación aseguran que podrán conseguir que los procesadores de estos equipos tengan un tamaño mil veces más reducido.

El espacio que ocupan en los centros de datos y el consumo de los superordenadores son los principales problemas. Las descomunales dimensiones de estos equipos los convierten en un verdadero monstruo energético que la tecnología bien seguro será capaz de adelgazar. Por otro lado, su gran refrigeración con ventiladores supone un gasto de energía muy elevado.

El objetivo de IBM es seguir una tendencia que apueste por una tecnología “verde”, que respete el medio ambiente y sea útil en vez de continuar con el aumento exponencial de la velocidad. Se calcula que actualmente el 5% de la energía total del mundo proviene de equipos informáticos y se pretende rebajar esta cantidad.

Las empresas lo tienen claro, el futuro de los ordenadores pasa por que sean más eficientes en el sentido de ahorro de costes de energía. Además, se trabaja en la refrigeración con agua para limitar el impacto energético de estos productos. Su gran problema vuelve a ser el espacio, puesto que necesita una alta cantidad de agua para enfriar los componentes, los cuales están continuamente en funcionamiento.

Ahora la clasificación de los superordenadores está basada en la velocidad que son capaces de desarrollar. Sin embargo, se espera que un futuro se cambie valorando los que mejor eficiencia ofrezcan en función de velocidad, consumo y espacio. Los expertos siguen buscando fórmulas para mejorar estas tecnologías y así dar un paso más en las innovaciones que ya llegan. Es una prueba de que las nuevas tecnologías van muy ligadas a la sostenibilidad.