Contaminación de un río en China silenciada durante cinco días
China no gana para disgustos medioambientales en los últimos tiempos. Si hace unos días, Pekín y otras grandes ciudades amanecían con un nivel tal de contaminación que obligaba a sus residentes a llevar mascarilla por la calle o, más seguro aún, quedarse en casa, ahora sabemos que uno de los mayores ríos del país tiene un nivel de contaminación que pone en riesgo la salud humana.

Lo más grave del asunto es que las autoridades han tardado cinco días en reconocer el problema y han puesto en riesgo la salud de millones de personas. Finalmente, decidieron cancelar el suministro de agua potable. El río, afluente del río Amarillo, discurre por la zona más industrial de China.

El causante del terrible desastre ambiental ha sido una fábrica de productos químicos en la provincia de Shanxi, que ha vertido casi nueve toneladas de anilina (un derivado del benceno, muy tóxico, que se usa en los procesos de tintura). Por causa de este vertido han muerto grandes cantidades de peces y más de un millón de personas se han quedado sin acceso a agua potable.

Según las primeras investigaciones, el vertido se produjo porque la rotura de una válvula de drenaje. La fábrica pertenece al Grupo Industrial Tianji Coal. Unas 122 compañías químicas del país suspendieron temporalmente sus operaciones después de este incidente.

Difusión en redes sociales

Pero, como decimos, lo realmente grave es que, desde que se produjo el accidente, el día 31 de diciembre, hasta que se reconoció e informó a la población, pasaron cinco días. El suministro de agua de la ciudad cercana, de más de un millón de habitantes, no se cortó hasta el 5 de enero.

Contaminación de un río en China silenciada durante cinco días
Los residentes han comentado que abrían el grifo y el agua tenía un color de cobre oxidado. La red de microblooging Weibo ha sido fundamental para sacar a la luz este desastre ambiental. Antes, incluso, de confirmarse la contaminación del agua, muchos residentes fueron a aprovisionarse de agua embotellada para los siguientes días, lo que acabó dejando sin existencias de este producto a las tiendas de la ciudad.

El 7 de enero se volvió a restablecer el suministro de agua potable, pero algunas personas albergaban serias dudas sobre la calidad del agua. En Weibo, se podían leer mensajes que aconsejaban filtrar y hervir el agua antes de bañar a los niños.