Contra el maltrato animal para fabricar foie gras
La felicidad para cualquier pato o ganso siempre está lejos de granjas y cocinas. Pero no sólo eso. No es necesario aspirar a tanto, simplemente bastaría con que no se les alimentara de forma forzada hasta la muerte (prematura y terrible, lógicamente) para que su vida no fuera una auténtica pesadilla por culpa del método de producción del foie gras. Justo lo que pretende evitar la asociación animalista L214.

Es obvio que esta asociación francesa desearía un mundo idílico para los animales de granja, pero su activismo está con los pies en el suelo y tan sólo luchan por mejorar su calidad de vida. En este caso, están dando caña con el tema del maltrato animal al que se somete a las aves utilizadas para la producción de foie-gras.

Convencidos de que conocer las barbaridades que se hace con los animales llevará al rechazo, han orientado su actuación precisamente a informar al público en general y a colectivos implicados, como son los cocineros. Dicho de otra manera: quieren acabar con la tradición del método de la gavage -introducir un tubo por el gaznate del animal y embutirle alimento sin parar hasta hacerle reventar el hígado- a través del rechazo de la clientela.

Y podrían estar en lo cierto, pues sus últimas encuestas revelan que el consumo de foie gras ha comenzado a bajar allí desde hace un par de años, si bien lo suyo sería que se prohibiera este tipo de crianza, actualmente permitida en algunos países europeos, como Francia o España.

Día Mundial contra el foie gras

Al margen de campañas puntuales, su continua insistencia hace de este tema una de sus permanentes luchas, también apoyada por algunos grandes chefs franceses que han renunciado al foie gras en sus restaurantes de lujo al tiempo que apoyan la campaña con declaraciones en pro de un mínimo respeto al animal. De hecho, se aportan imágenes que demuestran el horror que padecen los animales en las salas de producción de foie gras.

Contra el maltrato animal para fabricar foie gras
La campaña también aportó datos arrojados por una encuesta en la que el 44 por ciento de los franceses eran partidarios de prohibir el gavage, aumentando a casi un 70 por ciento entre los encuestados más jóvenes. Su inicio se hizo coincidir con el primer Día mundial contra el foie gras, celebrada el 21 de noviembre.