Convierte su apartamento en una selva de plantas
La modelo estadounidense Summer Rayne Oakes es de esas personas que predica con el ejemplo. De ser una comprometida científica ambiental y entomóloga pasó a convertirse en la primera eco-modelo del mundo, y hace nada acaba de inundar de plantas su pequeño y coqueto apartamento de Brooklyn.

Detrás de todas sus acciones, ya sean profesionales o personales, bulle un gran entusiasmo por la defensa de la naturaleza, de la que no puede estar lejos ni física ni mentalmente. Precisamente, su incansable activismo es el que le ha llevado a transformar su morada en un lugar tan verde que casi podría confundirse con un invernadero.

Su increíble oasis verde doméstico ha llamado la atención de los medios de comunicación, lógicamente. Es más, ella misma alimenta este interés mediático concediendo entrevistas o colgando vídeos en Youtube (ver al final del post) en los que muestra cómo realizar un jardín vertical de lo más exhuberante para decorar el salón de nuestra casa.

Hogar, verde hogar

Por si te lo preguntas, un hogar de un verde reventón como el de Summer precisa alrededor de doscientas plantas de tamaño mediano para convertirse en esta especie de jardín interior. Otra cosa es su mantenimiento, algo que, por cierto, ha de ser bastante sacrificado.

Sólo por la cantidad de plantas que hay por todas partes, por mucho riego automático que haya, un buen trabajito de jardinero no te lo quita nadie. Aunque, en este caso, la alegría de vivir y el bienestar que proporcionan bien vale el esfuerzo o, en todo caso, como diría mi abuela, la sarna con gusto no pica. Y, como dice la propia Summer, sólo sus plantas han conseguido que su casa se convierta en “un auténtico hogar” donde respirar es todo un placer.

Convierte su apartamento en una selva de plantas
En todas las entrevistas concedidas, se autoproclama una tremenda amante de las plantas (planlover) y explica que la transformación selvática de su hogar es un sueño hecho realidad, especialmente el jardín vertical que ocupa toda la pared del salón.

Un huerto en el armario

Summer cuenta que espera que las plantas sientan tanta felicidad como ella por convivir juntas. Para ella, el bienestar de su flora es tan importante como el suyo propio y, de hecho, no actuó a tontas y a locas. En concreto, no se puso manos a la obra hasta tener todos los detalles bien atados. Es decir, aunque su casa parezca un caótico lugar lleno de plantas ubicadas por todas partes, Summer ha estudiado sus necesidades de luz para situarlas de forma idónea, y también ha contratado los servicios de profesionales de la jardinería vertical para construir una estructura adecuada y recibir consejo sobre las variedades vegetales más indicadas.

Convierte su apartamento en una selva de plantas
Una vez conseguido su propósito, sin embargo, su actividad sólo acaba de empezar. Además de plantearse la divertida idea de hacer un pequeño huerto en un armario, no deja de hacer esquejes y de adquirir nuevas plantas para ir perfeccionando el resultado. Por lo tanto, a las 220 plantas que adquirió pronto se les sumarán otras tantas…