COP21: Esperando un acuerdo que evite una catástrofe climática
La recta final de la cumbre climática de París (COP21) está haciendo buena, una vez más, aquella sabia frase de “obras son amores, y no buenas razones”. Alcanzar un compromiso será la única manera de vencer y convencer.

La elaboración de un borrador de acuerdo durante la primera semana significó un gran paso adelante, sin duda, pero si no culmina en un acuerdo global vinculante todo habrá sido en vano.

Las negociaciones que están llevando a cabo los ministros son ahora los responsables de convertir el borrador en un acuerdo que cumpla los requisitos básicos.

Mientras ellos avanzan, se bloquean, retroceden y hacen todo eso que llamamos negociar, no están faltando las buenas palabras, los discursos grandilocuentes. ¿Serán la antesala de un flamante acuerdo de mínimos?

COP21: Esperando un acuerdo que evite una catástrofe climáticaEs la pregunta del millón. ¿Se conseguirá el acuerdo? Por pobre que sea, siempre y cuando establezca el límite de los dos grados centígrados para mitad de siglo, será un hecho histórico.

Habrá celebración y, entre otras cosas, la cumbre habrá conseguido romper el maleficio que persigue a los eventos climáticos que organiza la ONU con el fin de lograr resultados.

No será un avance tangigle, pero sí representará el fin del inmovilismo. Una prueba clara de que el mundo sabe ponerse de acuerdo cuando el desafío es tan grande y requiere una actuación tan urgente como éste.

Sobre todo, teniendo en cuenta que ya estamos viendo las orejas al lobo. El mundo ya está experimentando los efectos devastadores del cambio climático, entre otros inundaciones, incendios forestales, tormentas, olas de calor, aumento del nivel del mar, sequías crónicas…

Con el agravante de que los eventos extremos irán a más, serán más frecuentes y virulentos. El reloj ha comenzado la cuenta atrás, y solo con una respuesta global y contundente se pueden evitar un fin del mundo a la vuelta de la esquina.

Las grandes declaraciones

Las bonitas palabras también tuvieron su lugar en la COP21. Nunca antes tantos Jefes de Estado y de Gobierno hablaron uno tras otro. Fueron discursos de apenas tres minutos, y todos ellos tenían como objetivo demostrar su interés por combatir el problema del clima y dar un impulso a la COP21.

COP21: Esperando un acuerdo que evite una catástrofe climática
¿Obedecían a cuestiones de imagen o realmente buscaban dar un impulso a los negociadores y comunicar al mundo que realmente están por la labor?

Podemos hacer muy distintas interpretaciones. Sobre todo, a la luz de lo que nos deparen los últimos días de la cumbre. Si hay acuerdo, qué duda cabe, las declaraciones tendrán una credibilidad mucho mayor que si todo queda en agua de borrajas.

Los discursos coincidieron en recordarnos que solo tenemos un planeta. Cuidarlo no es optativo si queremos sobrevivir, nos recordaban.

“La humanidad se enfrenta a muchas amenazas, pero ninguna es mayor que el cambio climático”, dijo el príncipe Carlos de Inglaterra, mientras el presidente francés, François Hollande, abogó por una lucha global contra el terrorismo y el cambio climático.

Para muchos mandatarios, como Angela Merkel, luchar contra el cambio climático era otra manera de luchar en favor de la paz mundial, en clara alusión al terrorismo.

Durante varias horas, líderes mundiales subrayaron la necesidad de detener el calentamiento global para prevenir el agravamiento de los eventos extremos.

COP21: Esperando un acuerdo que evite una catástrofe climática
“El futuro del planeta está en juego”, dijo Hollande, mientras Obama parafraseó a Martin Luther King recordando que hay que actuar antes de que sea “demasiado tarde”.

El presidente de China, Xi Jinping, citó una famosa frase de Vícto Hugo en Los Miserables “Los recursos supremos emanan de las resoluciones extremas” y el Primer Ministro del Reino Unido, David Cameron, señaló que “la Tierra está en peligro”.

La ONU espera resultados

El discurso del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, fue mucho más concreto. Se dirigió a los ministros en su calidad de representantes de casi dos centenares de países, advirtiéndoles este lunes que “el tiempo corre hacia una catástrofe climática” y solo alcanzar un acuerdo podría prevenirla.

COP21: Esperando un acuerdo que evite una catástrofe climática
Yendo al quid de la cuestión, Ban instó a los negociadores a responder a las expectativas que el mundo tiene sobre ellos.

“El mundo espera más de ustedes qué medidas a medias y aproximaciones graduales”, por lo que solo es aceptable llegar a un “acuerdo transformador”.

COP21: Esperando un acuerdo que evite una catástrofe climática
A juicio de Ban, ese acuerdo debería incluir no solo el límite de los dos grados centígrados para 2050, sino también revisiones de las promesas nacionales para poder cumplir dicho objetivo.

Recordemos que cada país establece unos límites de forma voluntaria, y que éstos no permiten alcanzar dicha meta. Solo con futuras revisiones a intervalos de cinco años, desde el 2020 se podría llegar a este objetivo. De otro modo, se espera una subid de 2,7 grados centígrados, con lo que el esfuerzo no sería suficiente.

En una rueda de prensa, el secretario general de la ONU ha afirmado que el contenido del borrador es lo mejor que se ha obtenido hasta la fecha, pero es necesaria una concreción en un acuerdo para poder lanzar las campanas al vuelo.

También dejo entrever que su punto débil está relacionado con los aspectos no vinculantes que también incluye. Finalmente, Ban recordó que luchar contra el cambio climático también representa una oportunidad para fomentar la energía limpia e impulsar la economía. No la que sostiene al estatus quo, por supuesto, y vencer esas resistencias es uno de los grandes retos que hay que afrontar. Ser competitivos y verdes es compatible, afortunadamente para nosotros y para el planeta.