Corcho certificado
El corcho es la corteza del alcornoque. A partir de este árbol, se elabora el corcho. En la actualidad, prácticamente el único uso industrial que se le da al corcho es el de fabricación de tapones para botellas. Seguramente, si la industria del corcho desapareciera, también lo haría, a la larga, este árbol. O, al menos, se quedaría como una especie relegada a parques protegidos y jardines botánicos. Portugal, España e Italia, por ese orden, son los mayores productores mundiales de corcho.

La organización de certificación forestal FSC España ha otorgado su Certificado FSC de Cadena de Custodia a la compañía Francisco Oller, S.A. Esta empresa es líder en la fabricación y comercialización de tapones de corcho. El sello otorgado por FSC defiende el empleo de este material natural en el tapado de cavas y vinos y garantiza a los consumidores la conservación de los alcornocales a través de los estándares de gestión forestal responsable más exigentes del mercado.

Según el director general de Francisco Oller, Joan Puig, la empresa incorporará de forma progresiva volúmenes de corcho certificado FSC en su proceso de producción, convirtiéndose así en un referente de futuro para otras compañías.

Mientras algunas personas aún defienden la conveniencia del uso de tapones de plástico (sobre todo, en países donde ni siquiera saben qué es un alcornoque y de dónde proviene el corcho), esta compañía catalana ha crecido un 30% en el último año, consolidando su expansión internacional en países como Francia, Italia, Alemania, Suiza, Estados Unidos, Argentina, Australia, Nueva Zelanda, Rusia o Sudáfrica, todos ellos productores de vino. Con su alianza con el sello forestal FSC, la compañía pretende preservar los bosques durante muchos años.

Para Félix Romero, recién elegido presidente de FSC España y responsable del Programa de Bosques de WWF España,el compromiso con la gestión forestal sostenible supone, además de defender el tapón de corcho, un impulso al medio rural y forestal en Cataluña.

España cuenta actualmente con casi 26.000 hectáreas de alcornocales certificadas con el sello FSC. Los alcornocales, además de ser uno de los ecosistemas de mayor valor en términos de biodiversidad de Europa, suponen una fuente de ingresos muy importante en el medio rural. Sin embargo, a pesar de su importancia ambiental, económica y social, están amenazados por el declive del mercado del corcho que está siendo sustituido por el uso de otros materiales sintéticos, como metales y plásticos.
Corcho certificado