Correcta gestión forestal en el sector editorial
Greenpeace pide al sector editorial un compromiso con los bosques. Además, recuerda al sector editorial que el futuro del libro también depende de la cantidad, calidad y buena gestión que hagamos de la superficie forestal del planeta. Por desgracia en España todavía se editan libros con papel procedente de la deforestación de los bosques de Indonesia.

Si bien es cierto que las causas principales de la deforestación son el avance de la agricultura y la ganadería, la industria papelera tiene una importante función en la conversión de bosques y otros ecosistemas naturales en plantaciones. En la actualidad, en muchos países la industria papelera destruye bosques y valiosos ecosistemas para fabricar pasta de papel.

Hace ya unos años, Greenpeace lanzó el proyecto “Libros Amigos de los Bosques”, un proyecto que ha contado con el apoyo de José Saramago, Isabel Allende, Manuel Rivas y José Luis Sampedro. Todos ellos reconocidos escritores a nivel internacional. Desde entonces, las editoriales y el sector del papel se han visto afectadas por las peticiones de sus autores y las nuevas demandas sociales que demandan políticas de responsabilidad social corporativa al mundo empresarial.

Por otro lado, la extensión del consumo de papel reciclado y la edición de numerosos títulos en este papel procedente del reciclaje, una importante parte de la cadena de transformación del sector papelero se ha sumado a la certificación forestal del FSC, sistema que acredita que los productos utilizados para publicar escritos proceden de una correcta gestión forestal. Algo que todos agradecemos y el medio ambiente respira mejor.

Nadie debe olvidar que a pesar de que el papel sea un producto natural y reciclable, su origen es la madera, procedente de los bosques, lugar donde conviven millones de especies animales y vegetales.