Cosméticos bio caseros: lo que tienes que saber antes lanzarteLos cuidados cosméticos hechos en casa son todo un mundo por descubrir. Si además los elaboramos a partir de ingredientes orgánicos, entonces apostaremos por una belleza y un planeta más verdes.

En este post vamos a dar unas pautas generales para poder dar los primeros pasos fácilmente. Y es que más allá de seguir una serie de recetas, lo suyo es tener claras las pautas básicas, pues solo así podremos lanzarnos a por todas.

Al margen de las formulaciones o del uso de productos puros, como pueden ser los aceites vegetales (aceite de argán, de oliva, de almendras dulces, etc.), los cítricos, vinagre, arcillas o aloe vera, pongamos por caso, antes de comenzar hay que saber alguna que otra cosa. Así es, al menos, para iniciarse, si bien luego podemos ir sumando conocimiento y experiencia sin parar, obteniendo unos resultados cada vez mejores.

Antes de empezar…

Aunque, como hemos apuntado, hay eco productos de belleza caseros que pueden hacerse en un abrir y cerrar de ojos, incluso aplicarse directamente, sin más complicaciones, lo cierto es que no siempre resulta sencillo hacer cosméticos bio que cubran las distintas necesidades, estén aromatizados, sean hipoalergénicos, agradables y resulten económicos.

Cosméticos bio caseros: lo que tienes que saber antes lanzarte
Es más, a menudo los ingredientes no serán baratos. Muy al contrario, algunos de ellos tendrán un coste elevado, en buena parte porque los buscamos con certificación ecológica, pero también es cierto que una buena planificación, aprendizaje y uso comedido (usar lo necesario, no dejar que caduquen, etc.) acabará haciendo que sea económico.

Sobre todo, también, en relación a la cosmética que normalmente utilicemos. Si solemos usar cosméticos de alta gama, lógicamente, el precio nos parecerá mucho más económico, aunque no conviene establecer una identidad entre cuidados bio caseros y menor precio. Por otra parte, cómo no, evitar los componentes químicos de la cosmética tradicional también es una ventaja que relativiza los precios.

Por lo tanto, hay que hacer una pequeña inversión, pero al mismo tiempo ésta será rentable. A su vez, podemos aprovechar las materias primas más económicas (muchas pueden ser de nuestro mini huerto, por ejemplo) y sacarles el mayor partido, con lo que de nuevo es importante el aprendizaje.

Cosméticos bio caseros: lo que tienes que saber antes lanzarte
De forma espontánea, cómo no, podemos cuidar nuestra piel improvisando alguna que otra formulación o aplicando un ingrediente determinado, pero la cosmética bio casera es mucho más. Pensando en todo, algunos de los ingredientes pueden resultar peligrosos. No en vano, que un ingrediente sea natural e incluso también bio no significa que no pueda sentarnos mal.

Por todos estos motivos, entre otros, iniciarse en la cosmética bio hecha por nosotros mismos requiere paciencia, una pequeña inversión y ser inquietos al respecto para aprender y poder obtener resultados a la medida, realmente idóneos.

Cosméticos que se comen

También es clave tener en cuenta que la cosmética no solo es externa. Teniendo en cuenta lo importante que es la alimentación a la hora de estar y parecer más sanos, un menú bio, rico en vegetales orgánicos, nos ayudará a que nuestra piel y cabello luzcan más hermosos.

Idealmente, complementaríamos alimentación y cosmética externa para lograr un resultado integral basado en lo orgánico. Y, cómo no, también un estilo de vida ecológico, en un entorno más natural, repercutirá en nuestro aspecto y bienestar.

Los primeros pasos

Una vez establecidas una pequeñas coordenadas, para ponernos manos a la obra es importante tener en cuenta algunos consejos más. Una vez elegida nuestra primera receta o producto, documentémonos sobre su modo de utilización, posibles problemas relacionados con la edad o la salud, sobre todo si somos alérgicos, embarazos, convalecencias o patologías.

Cosméticos bio caseros: lo que tienes que saber antes lanzarte
Además, es fundamental no mezclar de forma aleatoria, también documentarse antes pues podría entrañar riesgos. Tengamos especial cuidado con los principios activos.

Igualmente, hemos de elegir materias primas de primera calidad. No se trata de comprar lo más caro, sino de buscar la mayor pureza, y ello se traduce en huir de conservantes y otros aditivos químicos o, por ejemplo, en buscar que tenga un logo ecológico confiable.

De nuevo, la clave está en familiarizarse con los ingredientes y su uso, posibles precauciones de empleo y, en fin, tener nociones básicas a nivel de elaboración de cosméticos cuando nos lancemos a hacer mezclas.

Cosméticos bio caseros: lo que tienes que saber antes lanzarte
Para mayor precaución, una forma de curarnos en salud es ponernos un poquito para ver cómo reacciona nuestro cuerpo. Si al cabo de unas horas no observaremos reactividad, será una buena señal.

Más precauciones básicas

Por lo general, los cosméticos caseros bio durarán menos tiempo que los comerciales. Tendrán una corta vida sencillamente porque no utilizamos conservantes.

En muchos casos, ni siquiera guardándolos en el refrigerador podremos prolongar su vida útil más allá de dos o tres días. ¿La solución? Conocer alternativas a los conservantes químicos (extracto de pepino concentrado) y seguir al pie de la letra los consejos de utilización de los fabricantes.

En otros, sin embargo, esto no será así. Valga el ejemplo de una botellita de cristal oscuro (para evitar los rayos del sol) es ideal para guardar durante meses aceite de oliva y unas ramitas de romero y usarlo como desmaquilador, pongamos por caso.

Cosméticos bio caseros: lo que tienes que saber antes lanzarte
En ocasiones será fácil hacerlo en el momento, justo la dosis que aplicaremos para hacernos desde un peeling hasta una mascarilla nutritiva para el pelo o la cara. Encontraremos un sinfín de ejemplos y, de hecho, si la cosmética bio casera es tan interesante en buena parte es por su accesibilidad inmediata.

Peor no siempre es tan fácil de hacer ni de aplicar. Cuando los cosméticos más elaborados, de textura cremosa, al estilo de las cremas que se comercializan, los resultados pueden ser impresionantes, pero también requieren un nivel que solo se alcanza con dedicación.

Por último, no olvidemos la importancia de elaborar y aplicar los cosméticos caseros bio de forma higiénica, pues de otro modo el resultado acabará siendo más problemático que ventajoso.