Coste económico de la plaga del mejillón cebra
La Confederación Hidrográfica del Ebro ha presentado un nuevo informe de la situación del mejillón cebra en el río. Esta especie invadió el Ebro, convirtiéndose en una plaga y expulsando a especies autóctonas de la región. Este nuevo estudio, llamado “Actualización de la valoración económica de la invasión del mejillón cebra en la Cuenca del Ebro”, señala el impacto económico que ha supuesto la expansión de esta especie alóctona entre los años 2006 y 2009.

El estudio se ha realizado recogiendo datos ofrecidos por los propios afectados, a través de encuestas. Además, se ha calculado que el gasto que han supuesto todas las acciones en relación a esta especie, tanto de prevención, como de investigación y control, han sumado una inversión total de más de once millones de euros en el citado periodo. De todo este dinero invertido, las administraciones públicas han sido responsables del 50%, mientras que las empresas energéticas también han sido muy afectadas y han desembolsado la mayor parte del otro 50%.

Hasta el 2010, se han estabilizado las zonas de agua con presencia efectiva de mejillón cebra, hasta el punto de detectarse nuevas zonas afectadas. Por tanto, la efectividad de las medidas para paliar este problema puestas en marcha por las administraciones competentes, principalmente las Comunidades Autónomas y el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino a través de la Confederación Hidrográfica del Ebro, han sido las adecuadas.

Sin embargo, donde sí existen colonias de mejillón cebra se han producido efectos adversos como daños en infraestructuras existentes, tanto para riego, como para abastecimiento y producción de energía y, por tanto, continúa el impacto económico que supone para los agentes que sufren la presencia de la plaga en la Cuenca del Ebro.

El estudio extrapola la inversión realizada hasta el momento por todos los afectados en el periodo analizado para realizar una previsión con el horizonte 2025 y se considera que el coste acumulado en acciones relacionadas con el control y lucha contra el mejillón cebra podría ascender, desde su detección en 2001 hasta 2025, a más de cien millones de euros.

Este caso es un claro ejemplo de lo que puede suponer la introducción de una especie alóctona en un hábitat que no le corresponde.