Crearán un banco de semen de abejas para salvarlas
El futuro es de las superabejas diseñadas en laboratorio, cruce entre colonias estadounidenses y europeas o, al menos, eso es lo que espera la ciencia con la creación de un banco de semen de estos polinizadores en peligro de extinción.

Como es sabido, la disminución de las poblaciones de abejas es alarmante a nivel mundial desde hace unos años y, aunque descubrimos que los pesticidas acaban con ellas, poco o nada puede (o quiere) hacerse al respecto en este mundo nuestro, colonizado por la industria y la agricultura convencional. A la desesperada, sin embargo, unos científicos han propuesto crear el mencionado banco de esperma de abejas para intentar salvarlas.

En efecto, que su población cayera en picado propició un sinfín de estudios, que proponían un sinfín de teorías, hasta que finalmente se señaló a los ácaros parásitos, al cambio climático y, sobre todo, a los venenosos plaguicidas como responsables de una desaparición exponencial que hace temer su desaparición en breve.

Dentro de este desesperanzador contexto, investigadores de la Universidad Estatal de Washington pondrán en marcha un plan para ayudarlas creando un banco de semen de esperma, o “genoma repositorio de abeja,” que al menos garantice la diversificación de la reserva genética de estos insectos.

Abejas más fuertes

El banco almacenará esperma recogido de colonias de abejas de Europa y Estados Unidos para conseguir ejemplares más fuertes mediante la mezcla de colonias de uno y otro lado del Atlántico. Un logro que, de conseguirse, permitiría la cría de abejas americanas y europeas en el laboratorio, algo que no ocurría desde 1922, año de la prohibición de su importación para aislar las colonias. Y, de este modo, se espera crear abejas más fuertes, más resistentes ante las amenazas que han de enfrentar.

Crearán un banco de semen de abejas para salvarlas
Recoger o obtener el semen no es fácil, si bien la técnica es bien conocida y obtiene su eficacia tras presionar el abdomen con una precisión propia de un cirujano. También se ha informado de que utilizarán nitrógeno líquido para su conservación posterior durante décadas, frente a las escasas dos semanas en condiciones normales.

Si se inyecta directamente en el oviducto de una abeja reina, no es necesario congelarlas, lógicamente, una práctica que permitirá crear en breve una nueva colonia de superabejas. Por su parte, el semen almacenado serviría para inseminar futuras abejas en caso de tener que volver a ir en su rescate en el futuro. Una solución de emergencia bastante más natural que la de las abejas robot, sin duda.