La rapidez, el anonimato y la facilidad de la internet parecen haber favorecido la compra y venta ilegal de animales salvajes vivos y de sus restos, como el marfil, las pieles y los cuernos.
“El comercio ilegal ha aumentado de forma exponencial por lo fácil que resulta vender en Internet”, afirmó la portavoz de la organización ecologista Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW), Lynne Levine. Es que ella, junto con su grupo ha comenzado una campaña de cartas dirigidas al sitio de subastas en Internet eBay en países europeos, pidiéndoles que rechacen las ventas de animales salvajes o productos hechos con partes de ellos, en particular los adornos de marfil y de cuernos de rinocerontes.
En ese sentido, el encargado del programa de elefantes en Kenia explicó que “una enorme proporción de los artículos vendidos de forma ilegal en Internet son productos de marfil” y, de este modo, “el impacto de las ventas de Internet se siente definitivamente más en el terreno en los países en los que hay elefantes”.
Es que para acabar con la venta en la web de marfil y otros productos animales ilegales, representantes de varios países anañizarán el tema en una conferencia internacional de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) el mes próximo. La misma posee un acuerdo internacional concertado entre 171 países que busca que el comercio internacional de especímenes de animales y plantas silvestres no constituya una amenaza para su supervivencia.
En la reunión del próximo mes, Alemania, en representación de la Unión Europea, promoverá la idea de “patrullar” Internet, donde los restos de especies en peligro de extinción, como tigres y tiburones, se venden como cataplasmas sin ningún valor médico.
En los países donde los ecologistas contactaron a eBay o a otros sitios de remates en la ‘web’, “las ofertas de marfil se redujeron un 98%”, ha indicado. El grupo es optimista ya que, hasta ahora, han tenido suerte con eBay en Alemania, el país que liderará la propuesta de vigilar las ventas en Internet durante la 14a reunión de la CITES en La Haya, del 3 al 15 de junio.