Críticas a la propuesta para la reforma de la Política Pesquera Común de la UE
Maria Damanaki, Comisaria de Pesca europea, ha presentado la propuesta de la Comisión Europea para la reforma de la Política Pesquera Común (PPC) que, tras ser discutida en el Parlamento Europeo y en el Consejo Europeo, definirá las nuevas directrices para la pesca comunitaria que deberán entrar en vigor a finales del año 2012. Los grupos ecologistas la han criticado duramente.

Aunque han reconocido que la propuesta presenta aspectos positivos en su planteamiento, como la decisión de usar los planes a largo plazo como un eje de vertebración de la gestión pesquera, la incorporación de la aproximación ecosistémica, la voluntad de conseguir el rendimiento máximo sostenible o la decisión de afrontar el problema de los descartes, las organizaciones ecologistas europeas creen que los mecanismos planteados y la falta de priorización hacen que sea una propuesta inadecuada para asegurar un ecosistema marino en buenas condiciones.

Algunas de las críticas a la propuesta son las siguientes:

– Aunque apoyan el establecimiento de planes a largo plazo como eje vertebrador de la nueva PPC, consideran insuficiente la propuesta pues no incluye marcos temporales para el establecimiento de estos planes ni mecanismos de participación y de cogestión pesquera.

– La propuesta actual perpetúa la situación actual para la mayoría de las especies explotadas comercialmente. Además, es preocupante la falta de mecanismos para la aplicación del principio de precaución y la posible ausencia de gestión.

– La propuesta debe adaptarse al estado de cada pesquería y tener en cuenta los impactos diferenciados de las diversas flotas. En la práctica, sólo obligará a establecer planes de ajuste a los pescadores artesanales, precisamente los que menos daño hacen al medio ambiente.

– Se deben aplicar criterios de sostenibilidad, favoreciendo el acceso y la financiación para aquellas artes de pesca más selectivas, con menores impactos en los hábitats marinos y con menor consumo energético.

– La propuesta es inadecuada para el mar Mediterráneo, cuyas particularidades no han sido consideradas. Es imprescindible un esfuerzo mucho mayor en el ámbito científico y reforzar el cumplimiento legislativo.

– Aunque apoyan la prohibición de los descartes, el objetivo prioritario debe ser evitar su captura.

– La propuesta ofrece más autonomía y responsabilidad a los países miembros, pero no establece objetivos comunes que garanticen la integridad de los sistemas ecológicos.