Crudiveganismo: vegetales crudos y respeto animal
En esto del veganismo hay sus tipos, y el crudiveganismo es uno de ellos. Básicamente, consiste en comer alimentos de origen vegetal y crudos, mejor cuanto más frescos, ecológicos y, a ser posible, de temporada y origen local. Además, también se rechaza cualquier producto que implique la explotación animal.

¿Aburrido? Nada de eso. En contra de lo que suele creerse, el crudiveganismo es mucho más que roer una zanahoria. En realidad, tiene un recetario creativo sorprendente y está viviendo un boom por doble partida pues, al mismo tiempo que está de moda, ya son millones sus seguidores, en un suma y sigue que crece sin cesar.

En ocasiones se habla del crudiveganismo como de la dieta de los famosos, pues no en vano está ganando popularidad gracias a las celebrities que la siguen, como Demi Moore, Ornella Muti, Alicia Silverstone, Uma Thurman, Woody Harrelson, Natalie Portman o, por ejemplo, la también famosa diseñadora Donna Karen.

Crudívoros y crudiveganos

El cruiveganismo es una cosa bien distinta al crudivorismo. Sí, tienen en común su referencia a la ingestión de comida cruda, es decir, no cocinar, pero el primero es mucho más restrictivo por incluir sólo vegetales y un absoluto respeto por la vida animal.

De este modo, el crudivegano es un vegano que come vegetales crudos y también rechaza todo tipo de explotación animal, mientras el crudívoro simplemente come crudo, incluyendo todo tipo de alimentos.

Crudiveganismo: vegetales crudos y respeto animal
Aunque, también es cierto, hay veganos que se autodemominan crudívoros de forma práctica, pues se sobreentiende que se trata de un tipo de vegetarianismo. Sin embargo, no sería una definición correcta, en sentido estricto.

En fin, sea como fuere, los defensores de esta dieta argumentan que es muy saludable, pues contiene todo tipo de nutrientes, mientras cocinar altera negativamente las propiedades de los alimentos. Contrariamente, sus detractores señalan que a medio y largo plazo es un riesgo para la salud.