¿Cuánto tiempo permanecen los gases de efecto invernadero en la atmósfera?
Aunque habitualmente se simplifica diciendo “carbono” o “dióxido de carbono”, el hecho es que los gases de efecto invernadero que provocan el cambio climático y el calentamiento global son varios y muy diferentes. Los hay más dañinos que el dióxido de carbono o, abreviado, CO2. Y los hay que permanecen más o menos tiempo en la atmósfera. El CO2 es el paradigma porque es el más abundante.

Los cuatro principales gases de efecto invernadero son el dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4), el óxido nitroso (N2O) y los halocarbonos o CFC (gases que contienen flúor, cloro y bromo). Estos gases permanecen en la atmósfera un periodo de tiempo determinado que puede ir desde algunos meses hasta miles de años. Pero hay que señalar que, mientras permanezcan en la atmósfera, estarán afectando al clima.

La reducción de dióxido de carbono (CO2) es esencial en la lucha contra el cambio climático porque es el que más produce el ser humano con sus actividades. Es, además, probablemente, el más difícil de determinar, pues hay algunos procesos que eliminan el dióxido de carbono de la atmósfera (el más conocido, la absorción de las plantas para realizar la fotosíntesis).

Entre 65% y 80% de CO2 liberado a la atmósfera se disuelve en el océano y permanece allí durante un período de entre veinte y doscientos años. El resto se elimina lentamente, gracias a procesos que pueden durar cientos de miles de años, procesos como la meteorización química o la formación de rocas. En definitiva, una vez que está en la atmósfera, el dióxido de carbono puede seguir afectando al clima durante miles de años.

El metano, en cambio, desaparece de la atmósfera por reacción química, aunque persiste durante unos doce años. De este modo, aunque el metano es un gas de efecto invernadero muy potente, su efecto es relativamente de corta duración.

El óxido nitroso se acumula en la estratosfera y desaparece de la atmósfera más lentamente que el metano, pues persiste durante más de cien años.

Por último, los compuestos que contienen cloro o flúor (CFC, HCFC, HFC, PFC) tienen diferentes comportamientos: pueden estar en la atmósfera desde menos de un año a miles de años. El IPCC (Panel Intergubernamental para la Lucha contra el Cambio Climático) ha publicado una amplia lista señalando cuánto tiempo permaneces en la atmósfera los CFC y otros gases de efecto invernadero.

El vapor de agua también afecta al clima, pero se considera como parte de una especie de circuito de retroalimentación y no una causa directa del cambio climático. Se libera gracias a la lluvia y a la nieve.