Cuatro toneladas de truchas muertas debido a contaminación
Cerca de un millar de truchas aparecieron muertas en un criadero artesanal en el caserío Cince Las Vizcachas, centro poblado Tual, a 25 kilómetros de la ciudad de Cajamarca y a sólo cien metros de la presa Río Grande, en el norte de Perú. Las primeras impresiones hacen pensar que la muerte fue causada por la contaminación, agravada y expandida por dos días de lluvias torrenciales en la parte alta del río, hecho que propició que que las aguas ácidas de la minera Yanacocha llegaran al canal río Colorado San Martín Túpac Amaru y fueran a parar al canal Salvador Coremayo, que alimenta al criadero.

El criadero se encuentra cercana a la presa Río Grande, que provee de agua a la planta de tratamiento el Milagro, que a su vez abastece de agua potable a la ciudad de Cajamarca.

El desastre ambiental fue descubierto por uno de los socios del criadero, Esteban Castrejón, que encontró a las truchas muertas cuando se dirigió a alimentarlas. Después de notificó el hecho a las autoridades como la Fiscalía de Medio Ambiente, la Dirección Ejecutiva de Salud Ambiental (DESA), el Frente de Defensa Ambiental y Grufides.

Las autoridades han tomado muestras de agua cuyos resultados estarán antes de treinta días. Se extrajeron todas las truchas para su conteo y se determinó que habían muerto 851 ejemplares. Una decena de truchas aparecieron vivas.

Existía una denuncia previa en la Fiscalía de Cajamarca por contaminación ambiental contra la minera Yanacocha, través del canal San Martín Túpac Amaru proveniente de Pajuela, zona donde opera la empresa extractiva.

La presa Río Grande provee de agua a la planta de tratamiento El Milagro, que a su vez abastece de agua potable a la ciudad de Cajamarca. Allí, hace unas semanas, se produjo una intoxicación de unos niños debido a alimentos contaminados.