Cucarachas gigantes invaden Nápoles
Insectos gigantes tienen invadido todo Nápoles, una ciudad que desde hace años parece incapaz de resolver su tremendo problema con la gestión de basuras, que a menudo se acumulan en las calles formando auténticas montañas.

Nápoles, la ciudad más poblada del sur de Italia, que supera los 5 millones de población incluyendo su área metropolitana, ahora tiene unos nuevos habitantes que no han venido atraídos, precisamente, por su gran riqueza histórica, artística o cultural, sino más bien por la gastronómica. Son mosquitos, moscas, ratas y, sobre todo, enormes cucarachas de hasta 18 centímetros de largo, clientes asiduos de los manjares que se encuentran en las basuras…

Desde hace una década, los napolitanos se quejan de que han de soportar una deficiente gestión de desechos que convierte la urbe proliferación de insectos de todo tipo, pero en los últimos días la situación se ha agravado cuando cucarachas de gran tamaño empezaron a salir a cientos de las alcantarillas.

Totalmente a la desesperada, los servicios municipales se han liado a fumigar a diestro y siniestro para luchar contra la proliferación de estos insectos, que se atribuye a la ola de calor que sufrió la región, sumada a la presencia de materiales orgánicos, es decir, de las basuras.

La plaga ha vuelto a avivar la ya vieja polémica sobre la higiene en las calles de Nápoles, mientras expertos en salud pública hablan de riesgo de contraer enfermedades como la fiebre tifoidea o la hepatitis A. Sin embargo, la alcaldía intenta tranquilizar diciendo que no existe ningún peligro sanitario. “No existe una emergencia, es sólo un fenómeno que afecta a algunas áreas, pero no se puede hablar de invasión”, reza un comunicado. Es más, ya puestos, incluso han echado las culpas a la oposición: “Ha sido la administración anterior la que no ha limpiado las alcantarillas”.