Cuidado con el pescado que se compra en Navidad
Los más previsores ya habrá hecho la compra para las comilonas de Navidad. Para los que dejan estos menesteres para última hora, la organización ecologista WWF España pide encarecidamente que evitemos comprar algunos productos.

Se refieren, naturalmente, a algunas especies de pescado que se consumen habitualmente en España. WWF instan a los ciudadanos a comprometerse con el mar evitando el consumo de las especies más amenazadas, como el atún rojo, la anguila, el caviar de esturión o el rodaballo salvaje (en la imagen). La organización ecologista recuerda, así mismo, que hay opciones más sostenibles en el mercado, como la sardina, el arenque, el pulpo de nasa, la nécora, el centollo o el percebe.

WWF propone a los consumidores que reflexionen sobre las especies que van a conformar su menú y elijan las que se encuentren en mejor estado de conservación y cuya captura tenga un menor impacto en los ecosistemas. Por tanto, recomienda evitar adquirir especies como la anguila europea, el caviar de esturión salvaje, el rodaballo salvaje de aguas europeas o el atún rojo del Atlántico.

Para ello, es esencial conocer la procedencia del pescado (saber si procede de pesca extractiva o de acuicultura), así como informarse sobre el caladero del que proviene o el arte de pesca utilizado. Señora, pregunte a su pescadero. En general, es preferible comprar especies que provengan de la pesca de bajura y de zonas pesqueras cercanas, así como que hayan sido capturadas con artes con un menor impacto en el medio y que hayan sido extraídas respetando las regulaciones como las tallas mínimas, límites de captura y vedas.

En especial, hay que evitar comprar la anguila europea, que está al borde de la desaparición. Apenas queda un 2% de su población original, lo que ha llevado a prohibir su pesca en Andalucía durante diez años. Por su parte, el rodaballo salvaje se encuentra sobreexplotado en la mayoría de los caladeros europeos; y lo mismo ocurre con el pez espada del Mediterráneo, para el que, además, aún no existe un plan de gestión. Otras especies, como el besugo en aguas ibéricas, la chirla extraída con draga y la mayoría de las rayas, muestran problemas similares de escasez o relativos al impacto de su captura.

El cotizado caviar de esturión salvaje se obtiene de una especie altamente amenazada que está protegida por convenios internacionales como Cites (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres). Por último, el atún rojo del Atlántico se ha convertido en un símbolo de las graves consecuencias de la sobreexplotación y pesca ilegal, hasta el punto de rozar el colapso. Respecto a esta especie en concreto, afortunadamente, medio centenar de empresas (entre las que se encuentran Eroski, Auchan, Edeka, Ikea o Carrefour) se han unido a una campaña de WWF para dejar de comercializarla.

En todo caso, los opulentos banquetes navideños no están en peligro. Hay alternativas: la mayoría de los mariscos típicos navideños, como el percebe del Atlántico, la nécora, el centollo, las almejas y los berberechos, las navajas, las ostras o el pulpo de nasa no corren peligro. Lo preferible es consumir especies como la sardina, el arenque, la caballa del Atlántico o el jurel.

Por último, hay que señalar que los productos que lleven la ecoetiqueta MSC son la mejor garantía para saber que el pescado proviene de fuentes sostenibles.