Cuidado por el medio ambiente y lucha contra la exclusión social
La red social Koopera celebró la séptima jornada de la campaña llamada “Juguetes con mucha vida”. El propósito de esta campaña es sensibilizar y promocionar sobre la reutilización, la reparación y el reciclaje de juguetes. En la jornada, hubo también una zona de lectura y un espacio para dibujar y pintar para los más pequeños. El evento se celebró en Bilbao.

Esta asociación tiene como objetivo recuperar todo tipo de objetos para reutilizarlos, como textiles de diverso tipo, aparatos eléctricos y electrodomésticos, libros, mobiliario y, también, juguetes. Después, se ponen a la venta a bajo precio. Además, la labor de recuperación y reparación la llevan a cabo personas que se encuentran en situación de riesgo de exclusión social. Se fomenta el reciclaje al tiempo que se lleva a cabo una labor social.

Koopera, formada por varias cooperativas de iniciativa social, como Rezikleta, Berohi, Ekorropa, Ekiber y Ekorrepara, y que cuentan con la colaboración de Cáritas Bizkaia, trata de ayudar a personas excluidas o con problemas de inserción sociolaboral mediante actividades, principalmente, en defensa del medio ambiente.

Algunos trabajadores de la red son personas con dificultades para insertarse en el mercado laboral, como pueden ser los parados mayores de 45 años, mujeres solas con menores a su cargo, parados de larga duración o inmigrantes. Koopera basa su trabajo en las capacidades creativas de la gente y en que, con la participación de todos, se puede cambiar la situación de quienes necesitan otra oportunidad.

Otras acciones que se enmarcan en esta doble perspectiva social y medioambiental son el primer servicio interurbano de préstamo de bicicletas eléctricas y convencionales, la red de tiendas Ekorropa o el primer mercado ecológico y solidario de Euskadi, llamado Koopera Merkatua.

Esta año 2011, Koopera va a impulsar de manera especial la reutilización como vía a la contribución a una sociedad sostenible. Así, va poner en marcha un proceso de recogida selectiva de residuos, una adecuada clasificación de los mismos y su posterior tratamiento. Se trata de alargar la vida útil de los productos sin necesidad de volver a elaborarlos para ponerlos a la venta. O, en otras palabras, no hace falta consumir hasta acabar con todos los recursos del planeta.

No estaría mal llevar esta idea, no sólo a los que menos tienen (o no tienen nada), sino también a los que tienen de sobra. Quizá aprendan aprendan que el futuro del planeta depende de un consumo racional y sostenible.