Dar derechos y tierra a las mujeres reduce la malnutrición
Un nuevo estudio muestra que el 42% de los niños menores de cinco años en la India sufren desnutrición. Un grave problema que pone en tela de juicio el desarrollo de la economía del país o, al menos, la distribución de la riqueza. La India tiene una tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de entre el 8 y el 9%. Si este desarrollo no supone una mejora de las condiciones de vida de sus ciudadanos, especialmente, de los niños, ¿para qué sirve?

En la India, la elevada tasa de malnutrición, así como el bajo peso al nacer y la tasa de mortalidad materna, están al mismo nivel que los países del África subsahariana. Los niños que nacen con bajo peso o están desnutridos están en grave riesgo de salud. Estas deficiencias, además, tienen un coste económico. La solución pasa por mejorar el estatus social de las mujeres.

Las mujeres indias tienen una posición en la sociedad claramente por debajo que los hombre (en muchos hogares, las mujeres y las niñas comen lo que queda después de que los esposos y los hijos hayan comido). Es especialmente preocupante la dificultad que tienen las mujeres para acceder al control de los recursos, tanto los naturales (la tierra), como los económicos (el dinero). En otras palabras, no pueden hacer todo lo que está en su mano para asegurar que las necesidades básicas de sus hijos se cumplan.

Por tanto, para solucionar el problema de la malnutrición infantil, así como otros como la destrucción del medio ambiente, es necesario mejorar la situación de la mujer permitiendo o ampliando su acceso a los recursos.

Un estudio realizado en Nepal reveló que los niños están mejor alimentados si son sus madres las que poseen las tierras que trabajan. Otro estudio, éste elaborado por el Banco Mundial en Nicaragua y Honduras, señala que las familias gastan más en alimentos cuando la mujer de la casa posee un terreno. Lo mismo ocurre en otros países, como Ghana.

En definitiva, si las las mujeres poseen parte o toda la tierra productiva se aseguran sus derechos y existe una mejor educación, una mejor nutrición y una mejor salud para toda la comunidad.