Datos sobre los océanos
Se sabe que más del 70% de la Tierra está ocupado por agua. Los océanos han sido el lugar de origen de la vida, fuente de mitos y gigantesca vía de comunicación entre contientenes, mientras que ahora se encuentran amenazados de la degradación del Planeta.

El agua cubre más de 362 millones de kilómetros cuadrados de la superficie terrestre. El 97% de toda el agua del planeta corresponde a agua salada marina. Según la teoría de la deriva continental los maresse originaron en las cuencas formadas a causa de la fragmentación de la gran masa de tierra inicial (pangea), las cuales se fueron llenando de agua por la condensación de la humedad atmosférica durante más de 60.000 años de lluvias.

Actualmente podemos diferenciar cinco océanos:
– Pacífico 155.557.000 km2
– Atlántico 76.762.000 km2
– Índico 65.556.000 km2
– Austral 20.327.000 km2
– Ártico 14.056.000 km2

Los mares son pequeñas divisiones de los océanos, pudiendo ser costeros como el Cantábrico o el de Omán, continentales como el Rojo o el Mediterráneo, y cerrados o interiores como el mar Muerto o el mar Caspio. Uno de los principales componentes del agua marina son las sales. Un litro de agua de mar contiene 35 gramos de sales, básicamente: cloruro, sodio, sulfato, magnesio, calcio y potasio.

El interior de los océanos esta surcado por corrientes a modo de gigantescos ríos. Una de las más importantes es la Corriente del Golfo, que discurre por el océano Atlántico a unos 2.400 metros de profundidad y alcanza, en algunos puntos concretos, nada menos que una anchura de 540 kilómetros.

También se ha descubierto que bajo las aguas marinas se encuentra la mayor montaña del mundo. Se trata del volcán Mauna Kea, en Hawai que mide 10.203 metros desde su base hasta la cima, aunque solo 4.213 metros emergen del mar. Otro de los récords submarinos es poseer la mayor cordillera montañosa del planeta. Esta sumergida en el Atlántico y ocupa 16.000 kilómetros, desde Islandia hasta el Antártico.

Rspecto a las fosas, la mayor está en el Pacífico, es la de las islas Marianas (11.034 metros). Estas fosas se encuentran en total oscuridad, ya que la luz solar sólo penetra en el océano hasta 240 metros de profundidad. Las personas pueden llegar hasta 4.000 metros. A partir de ahí, la presión se hace insoportable.

En medio del océano las olas pueden llegar a alcanzar alturas nunca vistas. Las mayores conocidas superaron los 34 metros. El mayor terremoto submarino ocurrió en 1946 en las profundidades del Pacífico. La onda sísmica produjo olas de 14 metros, recorrió 3.500 kilómetros en cuatro horas y arrasó la ciudad hawaiana de Hilo.

El mar es una de las principales fuentes de proteínas del mundo. Las capturas pesqueras alcanzaron en el año 1990 los 91 millones de toneladas. Sin embargo, la actual sobreexplotación pesquera ha dañado la biodiversidad del Pacífico y norte del Atlántico. Por lo que muchas especies de peces han desaparecido o se encuentran en peligro de extinción, como es el caso del atún rojo.