David Byrne, ex Talking Heads, anima a usar la bicicleta
David Byrne es un músico escocés conocido principalmente porque fue miembro fundador del grupo Talking Heads. Después ha tenido su propia carrera en solitario y ha hecho colaboraciones con otros músicos. Pero, además de músico, David Byrne tiene otras facetas menos conocidas para el gran público, como la de esporádico escritor de libros y la de ser un convencido ecologista.

David Byrne publicó en 2009 en inglés Diarios de bicicleta y ahora ha sido traducido al español. Hace dos décadas que el músico descubrió la bicicleta plegable y comenzó a usarla en sus viajes por todo el mundo, escribiendo acerca de sus experiencias sobre las dos ruedas en diferentes ciudades de todo el planeta.

Diarios de bicicleta es una forma distinta de ver la vida urbana, una manera de encontrar otros ritmos y algunos secretos de las ciudades. Byrne ha recorrido en su bicicleta plegable ciudades tan distintas como Buenos Aires, Estambul, San Francisco, Berlín, Manila o Londres. Y ha charlado, no sólo con músicos y artistas, algo lógico debido a su profesión, sino también con otro tipo de gente sobre muchos otros temas, como la política, la globalización, la moda, la arquitectura, la soledad o los cambios radicales que están sufriendo algunas ciudades. La última ciudad que ha recorrido sobre las dos ruedas no es precisamente amable para los ciclistas: México D. F. No empezó con buen pie (o con buena rueda, en este caso), pues pinchó en su camino a una charla en la que iba a defender este medio de transporte ecológico.

En opinión del músico, montando en bicicleta uno se hace un mapa mental de la ciudad mucho más rápidamente que yendo en coche o en transporte público. Además, se siente más conectado con la vida en las calles.

Byrne defiende la bicicleta, no sólo como un modo de acabar con problemas como el tráfico o la contaminación en las grandes ciudades, sino también con problemas personales ya que acaba con el estrés, te pone en forma, te vuelve más ágil y, en definitiva, la ciudad se vuelve más amigable. En la ciudad de México se están empezando a crear los primeros carriles-bici, pero debido a las dimensiones de la ciudad, no es fácil que sean muy útiles. Hace falta, además, un cambio de mentalidad. Poco a poco. Como cuando se va en bicicleta.